Artículos

Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada



"Mar y arena" y "Mañana fraternidad", dos nuevos libros de Koldo a tu disposición gratuitos en formato PDF. Ir a la sección de "Libros".


 PÁGINAS:  1 | 2 | 3 | 4 | 5 
> Artículos / Sociedad

No era política, era oxígeno

28 de Mayo de 2019
No podemos comulgar con las voces que nos invitan a desentendernos de la vida política. No nos ausentaremos de su concurrida arena. Hay inmenso terreno más allá de la diaria, enconada y agotadora pugna partidaria. El Maestro Tibetano dejó soberanamente claro que es necesario permanecer en ese, a menudo, complicado escenario, que la política constituye uno de los siete campos de servicio. La actividad política, puede ser enfocada al servicio y el bien común mediante la promoción de inequívocos valores universales.

> Artículos / Sociedad

COMPASIÓN

14 de Mayo de 2019
Una vez más la escasa sombra de una perdida gasolinera por oficina. La imaginación despega y vuela fácilmente desde el interminable asfalto. Después hay que atraparla en una desangelado estación con olor a petróleo. Por fin apago el motor y enciendo el ordenador. La estepa castellana me ha mantenido hasta sus límites con el relato incontenido entre los labios. Merece la pena ponerse de viaje cuando en la carretera nos aguardan enseñanzas que seguramente no hallaríamos quietos, parados junto a la ventana de todos los días.

Estoy de camino para preparar el Camino (www.peregrina.org) En el trayecto he llamado a la puerta de la mujer ciega, la compañera de un entrañable amigo. La visión se le ha ido apagando al tiempo que la sonrisa encendiendo. La luz de fuera ha ido mermando al ritmo que el gozo y la sencilla y llana sabiduría interior acrecentando.

> Artículos / Espiritualidad

Párpados

12 de Mayo de 2019
Me gusta escribir en este página porque me permite expresarme enteramente libre, sin ningún tipo de autocensura, sin necesidad de modular la palabra. El alma teclea y se reúne al poco en otra pantalla lejana con otra alma hermana. Es sencillamente ella, diáfana y no se reprime.

Hoy a la tarde me preguntaba porque hemos elegido encarnar en un entorno a menudo tan negacionista con todos los obligados silencios que ello comporta. Negacionista no de una cámaras que se inundaban de letal gas y encerraban latidos hermanos; no de un cambio climático que derrite los hielos y nos desnuda a deshora de abrigo... No, negacionistas de otro orden, mucho menos grave, pero también sorprendente. Me refiero al negacionismo de la infinitud que a cada instante tenemos por agradecer.

> Artículos / Sociedad

Concertar la concertada

11 de Mayo de 2019
Afirma con poesía y acierto el inspirador de la popular terapia de las “constelaciones familiares”, Bert Hellinger: "Nuestros antepasados siguen viviendo en nosotros, y por medio de nosotros quieren concluir algo que les dará a ellos y a nosotros paz." Nuestros antepasados y sus creencias y sus sistemas de entender el mundo pueden merecer, más allá del respeto, también nuestra honra. Sin embargo, ese hueco en nuestro corazón no implica adhesión, hacer nuestro lo que ellos tan intensamente vivieron y fervientemente trasmitieron. Podemos honrar sin necesariamente adherirnos, podemos amar sin identificarnos. Nuestros grandes y pequeños conflictos sociales necesitan mucho de ese altruismo que salta y trasciende bandos, creencias y generaciones.

Euskadi reúne al mismo tiempo una importante fidelidad al pasado y a su vez una marcada cultura del rechazo. Nuestra reciente historia y lo mucho que nos ha tocado enfrentar ha fomentado el espíritu de la confrontación. Sin embargo, de su exceso también nos deberemos igualmente de liberar. A menudo no se le encuentra adecuado límite a esa cultura. Persuadir más allá de lo cabal en el reproche, implica hipotecar en buena medida el futuro. Honramos a nuestros mayores tomando de ellos lo más atemporal, lo más valido. No conviene excluirles de la noche a la mañana del futuro que nos toca gestar. La adecuación de su legado a los nuevos tiempos facilitará el ejercicio. La enseñanza religiosa puede por ejemplo mutar, desprenderse de las formas que no tienen vigencia y actualizar en lo fundamental, el sentido sagrado de la vida y la condición trascendental del humano.

> Artículos / Sociedad

Enamorar de la vida

9 de Mayo de 2019
La luz, la conciencia de lo positivo y evolucionante, así como el absurdo, el dislate tienen hoy la posibilidad de engullir todas las barreras, todos los límites. Las nuevas tecnologías no son a menudo neutras en medio de esta eterna contienda. La muerte se actualiza y digitaliza, ya ni siquiera se acicala. No se molesta en salir de casa. Elude astutamente cansinas tribunas. Hace prosélitos con el mínimo esfuerzo, gana adeptos con el simple pulsar de una tecla. 

En la soledad de sus habitaciones millones de jóvenes de todas las latitudes y geografías están dando en estos momentos el "play" a unos vídeos que quitan o restan las ganas de vivir. El nihilismo histórico de los Pavese y los Maiakovski estaría ufano al constatar la artillería mediática de la que hoy goza. La globalización trae también sus contrapartidas, sus sorpresas “non gratas”. La universalización de la sinrazón, a través de la pequeña pantalla, es una de ellas.

> Artículos / Tierra sagrada

Sed de luz

22 de Abril de 2019
Había sed de luz. Había que desbordar esas pequeñas y oscuras atmósferas que apenas se clareaban con la mínima luz que permitían los alabastros. Era ya otro humano. Éste comenzaba a sentir cierta claustrofobia en medio de la reducida ermita del medioevo. Todo fue en realidad una cadena de acontecimientos que permitiría atrapar más luz en la tierra. El avance de las técnicas agrícolas permitió excedentes en la cosecha. Se inauguraba el comercio de la mano de una nueva clase social, la burguesía y con ella, un nuevo espacio, el burgo.

La ciudad ya no cabría en la estrecha ermita. El románico ya no resistía, no lograba contener todo lo que nacía en el interior humano. La “Nueva Jerusalem” no se podía encajar en esa atmósfera tan limitada que posibilitaba el arco de medio punto. Los compañeros constructores del románico, dieron paso a unas fraternidades más jerarquizadas. Hacían falta albañiles y maestros albañiles (maçons) para el nuevo y glorioso templo con el que ya soñaba la cristiandad y sus incipientes ciudades. La antigua fraternidad de los francmasones fue la encargada de dar vida al concepto de catedral. Dicen que fueron los templarios quienes pusieron la pasta. Los muros se ensanchaban y crecían. La luz entraba a raudales a través de esos grandes rosetones que de paso nos contaban historias sagradas. Las nuevas técnicas arquitectónicas con sus arcos ojivales, arbotantes y grandes arcadas nos sacaron de la claustrofobia de la Edad Media. La piedra tallada nos introdujo en el misterio, su símbolo y su aprendizaje sin límite. Quedaba inaugurado aquel libro colosal desbordado de oculta enseñanza.

> Artículos / Espiritualidad

Ley de correspondencia y seducción

9 de Abril de 2019
La Ley de correspondencia equivale a lo que algunos autores observan como Ley de atracción. Es decir, atraemos lo que es similar a nosotros. Albergamos cualidades positivas, algunos denominan magnéticas, que atraen. A su vez albergamos también cualidades negativas que repelen. Evidentemente si nosotros anhelamos compañía y deseamos atraer un ser de luz y belleza interior, por ley de correspondencia deberemos esmerarnos en encarnar esa luz y belleza interior. Si nosotros vibramos más bajo, nos corresponderán seres de más baja evolución. Hasta aquí todo magia blanca, todo correspondencia entre un alma a otra.

> Artículos / Sociedad

¿Inyección amiga?

5 de Abril de 2019
El pasado de estricta moral y el presente de creciente nihilismo que batalla por deshacerse de ella, pareciera no querer dejar espacios a opciones intermedias, al mismo tiempo ponderadas y esperanzadas. El tema de la eutanasia ha irrumpido abruptamente en la campaña electoral, pero quizás éste no sea el marco más adecuado para encarar unas cuestiones tan fundamentales. Prima una reflexión más sosegada, liberada de ideología y de intereses banderizos, sobre grandes cuestiones como la eutanasia, el derecho a morir, la dignidad de la muerte... Estos temas gordianos han vivido a lo largo de la historia el secuestro de la tradición religiosa y hoy, en buena medida, el de la asepsia nihilista.

En la actualidad nuestro código penal castiga con de dos a cinco años el caso del suicidio asistido y de seis a 10 años el de la eutanasia. Dicen las crónicas que ya hace tiempo que el piano que tocaba María José Carrasco había enmudecido, que los pinceles con los que pintaba se habían secado. A sus 61 años tenía esclerosis múltiple desde hacía 30 años. Albergaba su derecho a morir, sin embargo, defender ese derecho, no significa necesariamente comulgar con el gesto.

> Artículos / Una sola humanidad

Nunca sobra el perdón

28 de Marzo de 2019
El presidente de México, López Obrador, independientemente de su mayor o menor acierto en la solicitud de que el rey Felipe VI pida perdón por la conquista de México hace 500 años, nos ha acercado una reflexión necesaria. Nos ha dado la oportunidad de recapitular colectivamente, de repasar y repensar la asignatura del pasado. Nos ha predispuesto a reconciliarnos con nuestra propia historia. El máximo mandatario de la nación hermana nos ha presentado la oportunidad de rescatar nuestra responsabilidad en el tiempo en que fuimos los más poderosos. Pero, ¿hasta qué punto somos responsables de los errores de nuestros antepasados?

La tradición esotérica u oculta nos habla de que existe un “karma” o responsabilidad personal, pero también de que existe un “karma” o responsabilidad colectiva. La responsabilidad colectiva se adquiriría desde el momento en que constituiríamos un alma colectiva diferenciada. A partir de esta premisa no sobraría el perdón, la oportunidad de acercarnos a otra alma colectiva, otrora adversaria. Avanzaríamos en conciencia admitiendo que no utilizamos acertadamente ese mayor poderío, reconociendo excesos, no eludiéndolos. La humanidad gana con plus de perdones, pierde con su déficit.

> Artículos

Teosofía y Espiritismo

26 de Marzo de 2019
Ambos nacieron en el gran “athanor” del conocimiento que libera y que constituyó el siglo XIX. Son “quintos” de la misma humanidad que se sacudía largo y profundo sueño, hijos del mismo tiempo tan difícil como apasionante, vástagos de la misma alborada de conciencia. La Teosofía ha recelado históricamente del espiritismo, pero ha llegado el momento de superar esas distancias artificiales. Es el tiempo de aunar legados cabales, emancipadores, no de contraponerlos.

Puede subyacer en el sentir de algunas personas que engrosan el movimiento que inauguraran en 1875 Madame Blavasky y el coronel Olcott, cierto sentimiento de superioridad con respecto al que, con algo de anterioridad, había promovido Alan Kardec. Muy resumida y gráficamente la primera corriente le podría estar diciendo a la segunda: tu foco se centra en las esferas inferiores, el nuestro se enfoca más arriba. Tus fuentes de información se limitan a espíritus de segundo orden, nosotros sólo contactamos con las Grandes Almas. Sin embargo, todo constituye un mismo linaje de transmisión que en circunstancias y entornos culturales diferentes adoptan diferentes formas, se sirve de diferentes mensajeros.

> Artículos

Amoñak (abuelas)

13 de Marzo de 2019
Aún les quedan calcetines rotos para rescatar de la noche los mejores recuerdos. Se siguen arreglando con disimulo en el espejo del lento ascensor, tomándose sus últimos “vermouths” en plazas de pancartas que no ya no entienden… Ni a los ochenta tiran por el suelo los ojos. Unas mantienen la mirada clavada en el Cielo, otras agitan las alas, otras ya emprendieron vuelo.

Hoy va por ellas, nuestras madres, las que nos hicieron un sitio en su vientre, en sus días, sobre todo en sus anchos corazones. En el día de la mujer trabajadora vaya este homenaje a esas abuelas tiernas en tiempos duros, alegres en medio de la larga noche, siempre entrañables.

> Artículos / Sociedad

Se abrirán los grandes boulevares…

11 de Marzo de 2019
A lo largo de la historia hemos visto en nuestra ciudad muy diferentes boulevares, cada uno adaptado a la conciencia, circunstancias y latir del momento. El Boulevard del pasado domingo parece llegar sin embargo para quedarse. Seguramente ninguno tan orgullosamente feliz, tan pintado de esperanza como el del Lilatón, como el de todas esas mujeres alcanzando alegres, unidas, cogidas de la mano, la meta junto al Ayuntamiento. Ninguna nostalgia nublaba el celeste azul que vestían y sudaban esas miles de corredoras decididas a inaugurar otro asfalto, otra ciudad, otro mañana.

No sé por qué la memoria comenzó a rebobinar en esos instantes de tan vivo presente. A veces las fachadas se ponen a contar historias en los momentos más inoportunos. La música, los gritos de ánimo, los hombres aplaudiendo con fervor a sus novias, a sus hermanas, a sus hijas…, rasgaron el velo de una cansada y malherida historia. En realidad, eran muchas metas las que se alcanzaban bajo ese “arco de triunfo” de aluminio con sello de tantas marcas. No sólo era la victoria de todas esas mujeres resueltas a ser las protagonistas de su futuro, sino el de un trozo de humanidad que está conquistando seguramente, tras azarosa y dura prueba, su más ansiado momento.

> Artículos / Política y paz

Sorpresivo encuentro

26 de Febrero de 2019
Amar a los “nuestros” no entraña ningún desafío evolutivo. Lo difícil es abrazar más allá de nuestra orilla, a quienes habitan enfrente de nuestro sentir y pensar. Ella estaba hoy a las puertas del Hilton de la Diagonal para recordármelo. Allí se encontraba sin previo aviso, bien erguida, ya de buena mañana con todo su encanto enfundado en un grueso abrigo de invierno. Los largos tacones que la sostenían evidenciaban fragilidad, pero el verbo la acrecentaba en desbordado poderío. El maquillaje discreto apenas deseaba mostrarse como artillería añadida. No daba crédito. Me tuve que aclarar los ojos, quitar las legañas, afinar la mirada. Había madrugado como buena guerrera y estaba ya en su trinchera, batallando junto a un lujoso hotel ante la cámara de turno.

> Artículos / Política y paz

Al preso político catalán Jordi Cuixart

26 de Febrero de 2019

Fragmentos de la carta dirigida al preso político catalán Jordi Cuixart, injustamente retenido junto a otros compañeros y compañeras leales a muchos valores que compartimos, en las cárceles del Estado:

Jordi, hermano:

Perdona la doble osadía. La primera la de escribirte sin conocerte. La segunda la confianza de llamarte “hermano”. En realidad, todos los hijos de Dios, somos hermanos, incluso quienes cometen esa osadía mayor de colocarse sobre un estrado, vestir una toga, golpear con un martillo y juzgaros. Pero hay también una fraternidad si cabe más estrecha, que es la que conformamos los humanos que creemos en la libertad y la unidad en diversidad y deseamos apostar por esos valores, dejando la piel incluso, como vosotros valientemente habéis demostrado, en el intento.

> Artículos

¿Ocaso de los partidos?

22 de Enero de 2019

Al escalonado divorcio de Iñigo Errejón con respecto a la formación morada no es difícil encontrarle una lectura más amplia. Los legítimos novios de la libertad siempre se acomodarán mejor en un ancho y plural movimiento ciudadano que en el marco, más o menos limitado o incluso severo, de un partido político. Más allá del “ruido” por la alianza establecida con la pujante alcaldesa, nos interesa colocar en la mesa del debate público la cuestionable vigencia de la fórmula tradicional del partido político y las “artes” que conlleva.

“Lo he fundado y lo llevo tatuado en la piel…”, pero cuando la marca se vuelve rígida y tirante, quizás sea necesario prescindir de ella. Por mucho que el prometedor dirigente lleve en la epidermis el partido que ha cofundado, no deja de ser un tatuaje doloroso. Los acontecimientos van demasiado rápido y las fórmulas de hace pocos años pueden ya haberse quedado obsoletas. A la hora de la verdad ese “tatuaje” no le permite hacer política transversal, flexible, generosa, inclusiva como a él le gustaría. Algo le invita a tener que frotarse el hondo dibujo.

> Artículos / Sociedad

“Más lejos, siempre más lejos…”

22 de Enero de 2019
No necesitó sumarse a ningún manifiesto, ni enarbolar ninguna bandera lila. Su feminismo era “avant la lettre”. Él no quería a su mujer, él la veneraba. Aprovechaba la mínima ocasión para colmarla de sinceros elogios, de los más puros halagos. Con su hija cuidó igualmente que tuviera las mismas posibilidades y por supuesto derechos que sus hijos. El tema ni siquiera se mentó. Nadie lo podía poner en cuestión.

Esa veneración caló en ellos. Simone Beauvoir no les confesó nada que no supieran. Nadie les debió enseñar que la mujer es sagrada, que merece el mayor de los respetos, que debían cuidarla, amarla y por supuesto ahorrarse todo comentario vejatorio. Nadie les tuvo que leer la cartilla por whasap. Por eso les sorprende cuando se la leen hoy y enseguida piensan si no deberemos ir más lejos…

> Artículos / Una sola humanidad

Una Rosa de todos

15 de Enero de 2019

A los cien años de la muerte de Rosa Luxemburgo

Eran los albores de la Primera Gran Conflagración mundial. Europa comenzaba a desangrase como nunca hasta entonces. La sangre la ponían los campesinos y obreros de unas y otras naciones, los asalariados que padecían similares abusos en uno y otro bando, aquellos proletarios que comenzaban a soñar más allá de sus propias y limitadoras fronteras.

Quién sino ella, en medio de la furia patriótica germana, tuvo el valor de gritar firmando su sentencia de prisión primero, de muerte después. "No subáis a esos trenes…”.“Los soldados franceses son vuestros hermanos..." clamaba Rosa Luxemburgo a los soldados alemanes que partían a aquellas horribles trincheras de la Gran Guerra. Hoy hace cien años esta líder espartaquista fue ejecutada junto su amigo y también líder, Karl Liebknecht. Después de haber sido encarcelada y torturada, pagó con su propia vida el precio de la utopía.

> Artículos / Espiritualidad

CONSTELAR

14 de Enero de 2019
Constelar es un permanente ejercicio de rendición, reconocer el mundo sagrado que es el otro con su órbita ya acertada y elíptica, ya caótica y desordenada.

Constelar es acercarnos a un centro capaz de abrazar las conciencias, los planetas, los universos. Es abrirnos a la Vida sin discriminación de ningún orden.

Constelar es observar la superficie soleada y luminoso de las tierras cercanas, saber en un momento perdonar sus cráteres más profundos y lunares.

> Artículos

Tentadoras “series”

8 de Enero de 2019
Dicen los hindúes que “maya” representa un velo que es preciso trascender, un espejismo a vencer, una irrealidad que nos impiden conocer la verdadera realidad. Tienta una huida de la realidad que nunca se nos presentó tan cómoda. Nunca “maya” estuvo tan a mano, tan sin esfuerzo. El “maya” del fácil y omnipresente “play” nos acorrala como nunca hasta el presente. Tienta el botón que te saca de tus coordenadas. “Maya” y sus innumerables pantallas de los más diversos formatos y tamaños nos rodean. Se ha hecho incluso ya un lugar privilegiado en nuestros bolsillos con la invención y popularización del “smarth-phone”.

Manifestamos escaso interés por levantar ese velo, nos sentimos cómodos con él. Este mundo moderno nos proporciona una ficción en la que es posible postergar sin límite el despertar. Sin embargo, de esa ilusión, de ese sofá con conos de palomitas cada día más grandes, un día también habremos de emerger.

> Artículos / Política y paz

Cocinar juntos

28 de Diciembre de 2018

Carta abierta a José María Múgica

Apreciado Josemaría. Perdona este “asalto” sorpresivo después de décadas de silencio comunicativo. El tema yo creo que lo merece. No se trata ya de dar tardía continuidad a nuestras largas discusiones políticas juveniles, sino de explorar, después de todo el tiempo trascurrido, cómo podemos hacer de esta Euskadi de tan buen momento, una Euskadi mejor.  Nadie puede invitar a nadie a perdonar. No es fácil colocarse en el lugar de quien tiene ante sí semejante reto. El perdón es por lo demás algo muy personal e íntimo. Su fruto maduro cae cuando la víctima dispone.

Permíteme a lo sumo, contextualizar el momento, apuntar retos de futuro. Con todo respeto, permíteme señalar que el perdón no es privativo de una Iglesia de la que, con tu considerable parte de razón, has recelado. El perdón y la compasión son patrimonio universal, sentimientos de humanidad que somos llamados, cada quien en su contexto, a recuperar. A lo sumo confesarte que creo que está bien sentarse al mismo mantel, cenar juntos, Josemaría. Hemos comido, cenado, vivido durante tantos años separados. Está bien compartir pucheros y “sociedad”, después de tantos decenios confrontando en el seno de esa misma sociedad. Está bien que Mendia y Otegi compartan portada en el “Diario Vasco”. Acierta el periódico donostiarra al llevar a la primera página una normalidad con delantal limpio. ¿Hasta cuándo los otros uniformes de batalla? ¿Hasta cuándo mantendremos las trincheras? ¿Hasta qué generación inocularemos resentimiento? Llevábamos tanto tiempo sin compartir nada. Ahora ha llegado la hora del compartir “sociedad”, “cazuelita”, ocio…, sobre todo proyectos, futuro de paz, mañana de armonía y solidaridad.