Artículos

Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada




Libro disponible en Amazon, Casa del libro, Agapea, en la propia editorial...

http://www.agapea.com/libros/-Por-que-te-quieres-ir--9788417230647-i.htm
http://www.casadellibro.com/libro-por-que-te-quieres-ir/9788417230647/11380915
http://www.amazon.es/%C2%BFPor-qu%C3%A9-quieres-Luz-despedida/dp/8417230645
http://istharlunasol.com

 PÁGINAS:  1 | 2 | 3 | 4 | 5 
> Artículos / Sociedad

Las huelgas eran antes

30 de Enero de 2020

Ante la convocatoria de huelga del día 30 de Enero en Euskadi

Enero ya es de por sí suficientemente frío. Sorprende cuanto menos la combativa cita de los sindicatos abertzales en los estertores del primer mes. Cualquier tiempo pasado fue infinitamente peor. El noble anhelo de mejora de las condiciones de las clases más desfavorecidas, puede tener más que ver con al análisis del contexto, con la ponderación y la responsabilidad que con la fácil algarada.

Las huelgas eran antes, cuando las clases estaban abocadas a luchar, cuando el capital optimizaba dividendos por encima de cualquier otra consideración, cuando los abismos de diferencias sociales, cuando patrono y trabajador habitaban galaxias y mobiliarios diferentes. La huelga era un último e irremediable recurso, cuando las horas de trabajo nunca se acababan y no había otra forma de hacer valer un cabal reclamo; cuando era inevitable tener la injusticia y la opresión en frente, cuando el obrero se la jugaba y arriesgaba bastante más que un día sin sueldo.

> Artículos / Una sola humanidad

Deus non vult

20 de Enero de 2020
No sabemos si el general Soleimani era en verdad terrorista. Sus bolsillos y los de sus correligionarios colmados de granadas se podrían incluso limitar a lo anecdótico. Lo que sí nos consta es que todos somos un poco terroristas desde el momento en que ponemos un interrogante encima de nuestro hermano que se inclina ante otro altar o abre al alba otro libro sagrado o ayuna en un calendario diferente al nuestro. El terrorismo es un estado del alma, un pavor enraizado, un exilio de nuestra Esencia, no un expediente de la CIA.

Al general iraní nadie tenía derecho de privarle de su aliento, entre otras poderosas razones porque su asesinato nos acerca a un fuego planetario incontrolable. En realidad, no es sólo Trump el que en supremo estado de ignorancia nos pretende llevar al borde de una nueva conflagración mundial, es el inconsciente colectivo de quienes siguen viendo enemigos por doquier. Es el alma compartida que bajo cada turbante observa un peligro; es el olvido grupal de quienes quieren ver sólo su país, su religión, su raza grandes y que aún no han comprendido que todos unidos constituimos una grandeza superior, formamos una variada, entrañable, irrepetible e infinitamente amada humanidad.

> Artículos / Tierra sagrada

Estancia en la Casa del Sol (Alcanar). Enero 2020

20 de Enero de 2020
Hay mares que no rugen, que de tanto descansar olvidaron moler las piedras. Hasta la playa de cantos llega el aroma de las naranjas. Hay árboles que no crecen, que ofrendan miles de soles cargados de zumo y de vida. Hay abuelos de los que estaría siempre bebiendo el jugo de su mirada, pues tal es el pozo de bondad y vitamina que desbordan. Hilo conversación para contagiarme, para embeberme de su paz inmensa.

Escribo desde la sala de meditación a donde tantas almas peregrinaron, donde tantas almas han despertado y nacido a una nueva vida. Retengo el instante privilegiado. Cuando todo calla, abro el teclado. Intento que esta noche tan cálida no me envuelva sólo a mí. Trato de frenar el sueño, de no olvidar que aquí vinimos en grupo, decididos a compartir todo néctar divino, todo instante embriagador.

> Artículos / Sociedad

Camus

20 de Enero de 2020
Paradojas de la vida, feliz de que se acabe la batería, de cerrar el ordenador sin dolor de conciencia, de abrir el libro sin pesar por no seguir trabajando.

Debiera compensar más la escritura con la lectura, el compartir con el recibir, el pontificar con el aprender… Viajo en el tren de Barcelona a Donosti y todos en el vagón tienen sus pantallas abiertas, pero no envidio a nadie. Guardo a Albert Camus en el fondo de mi mochila.

Su gabardina "progre" y perenne cigarro no se ajusta a los cánones de profeta de la nueva era y sin embargo se prodigó en sentencias como ésta que no da lugar a dudas: “Incluso mis rebeliones estuvieron iluminadas por la luz. Fueron casi siempre, y creo que lo puedo decir sin engañar a nadie, rebeliones para todos, y para que la vida de todos se elevara hacia la luz”.

En el tiempo de la post-guerra, de las fuertes y escoradas ideologías Camus esgrimió valores. Siempre iremos en pos de quienes, antes que nosotros, buscaron por encima de todo, la belleza, la verdad y el compromiso. El hijo de los “pies negros”, el eterno inconformista, el valiente que se plantó ante Sartre, el enamorado del desierto… se aplicó con denuedo. Somos también deudos de su legado.

> Artículos / Espiritualidad

PORTAL DORADO INICIA NUEVA ETAPA EL 1 de FEBRERO

20 de Enero de 2020

www.portaldorado.com

La andadura de Portal Dorado se inició en un tiempo en el que increíblemente no existía Facebook, ni Instagram, ni redes sociales. El 1 de Febrero del 2001 cargábamos aún con unos pesados móviles que ocupaban todo el bolsillo. Internet no era océano, sino apenas un pequeño charco y las webs de espiritualidad abierta y universal se contaban con los dedos de la mano.

¿Renovarse o morir? Elegimos renovarnos, porque no terminamos de creer en una muerte que en realidad no existe. Elegimos reinventarnos, sobre todo porque nunca muere el anhelo y la voluntad de construir un mundo diferente, más fundamentado en el compartir y el cooperar. Volvemos con diseño nuevo y más rápido y poderoso editor; con el mismo anhelo se servir a esa Trama Superior, a ese Plan Divino que nos desborda, a ese elevado ideal de fraternidad humana.

> Artículos / Espiritualidad

El invento de la nada

19 de Enero de 2020
Nunca logró ni sólidas bridas, ni carro lo suficientemente ancho y confortable para llevarse a algún inmortal desorientado. No dio siquiera con el estrecho asidero de la mínima confianza. La nada nunca se llevó a nadie. Sólo nosotros, en nuestra supina ignorancia le concedimos esperanza. Sólo hizo prosélitos en medio de tiempos caducos y cafés aburridos; sólo ganó el guiño de Jean Paul Sartre y otros filósofos ya del despiste, ya del olvido.

Como la Luz brillaba siempre remota e invitaba a renacer, al esfuerzo y la forja humana, inventamos la nada. ¿Durante cuánto tiempo le dimos aliento, echamos a sus heladores brazos los seres queridos que partieron?

> Artículos / Política y paz

Febrero sin nostalgia

3 de Enero de 2020
Felizmente el tiempo de las crudas confrontaciones está expirando. No es hora ya de ningún Frente, ni tan siquiera con mayúsculas, ni tan siquiera si es popular. No idealizaremos aquel Febrero del 36. Rezumaba todavía mucha inquina. La gasolina se regalaba y regaba en aquel invierno imposibilitado de templar el futuro. Poco faltaba para que se oscureciera el cielo y el humo despuntara del campanario de tantas iglesias. Sin embargo, desde entonces no había alcanzado el poder ninguna otra alianza de las fuerzas progresistas. Éstas serían sencillamente las que apuestan porque la historia avance, porque no se duerma en los marchitos laureles de la imposición, la injusticia y el abuso.

Esta historia sería insistente, tozuda, rítmica. Cada cierto tiempo volvería, nos presentaría un escenario semejante para recordarnos que lo podemos hacer mejor. Entonces, en aquella tan fallida como querida revolución nuestra, tan cargada de ignorancia, precipitación e imprudencia, apenas había fuerzas capaces de equilibrar unos extremos que se crecían. Pero quizás la sonada y fracasada intentona no lo fue ni en balde, ni para siempre. ¿Y si volviéramos nosotros también con la historia, con diferentes rostros, con una ignorancia más sanada, con diferentes roles para afirmarnos en que seremos capaces de superar los errores de otrora?

> Artículos / Una sola humanidad

Navidad en tiempos de Amazon

22 de Diciembre de 2019
Llegamos a pensar que nos la habían robado entre celofán estampado de "Felices precios", secuestrada a la carrera, en un carro de compra con destino a una triste noche de chistes de poco gusto, sobrecargada de champán; que la habían fulminado por anuncios de comprar y más comprar. Llegamos a pensar que nosotros mismos la habíamos asfixiado bajo la gabardina del "progre" que llevamos dentro, orgullo intelectual que va derribando lo entrañable que se cruza en su camino, credo que nos imponía sentar distancia de cuanto relucía desde el hogar.

Pero no, aún sigue ahí, algo asustada entre tanto deslumbre de neón, algo descolorida de olvido, algo apagada por la lejanía de su estrella. Aún llama a nuestra puerta, aún podemos insuflarle ternura, magia, inocencia. Aún podemos sobre todo imbuirla de un sentido sincero y austero.

> Artículos / Tierra sagrada

Unidos por la Tierra

12 de Diciembre de 2019
Los grandes generadores a duras penas logran subir unos grados la temperatura de ese pequeño y frío “planeta” rectangular. Es la Cumbre Social del Clima anclada en un aparcamiento de la Universidad Complutense de Madrid. Sentados en las frías sillas de plástico, nadie se desprende de su abrigo. Mucho voluntarismo en medio de condiciones muy militantes. El amarillo es el fondo de toda su adusta cartelería sin concesiones. Rigor de militancia en la gran carpa sobre el duro asfalto, tímido calor revolucionario que no termina de contagiar más allá del ámbito antisistema. Por la ciudad universitaria la mayoría de los estudiantes no han trucado apuntes y libros por pancarta. La revuelta del clima no vacía las aulas durante la Cumbre.

La otra Cumbre, la oficial está en boca de todos. Duras críticas a las grandes empresas que subvencionan el magno evento y a la vez aumentan sus beneficios con el desarrollo de proyectos extractivos sin medida y contaminantes. Escucho los duros testimonios de las mujeres chilenas a las que el Estado ha dejado tuertas por tratar de empujar el país hacia delante. Asombro también ante el coraje de las palabras de la hija de Berta Cáceres. La líder ambientalista e indígena hondureña fue asesinada hace tres años, no sin antes soltar aquella frase premonitoria “Dar la vida por la defensa de los ríos, es dar la vida por el bien de la humanidad y este planeta”. “El capitalismo es contrario a la vida”, también fue otra contundente sentencia de esa mujer generosa que sabía que no alcanzaría los cincuenta años. Su lema esencial también podría ser el de todos esos militantes alternativos enfundados en sus parcas oscuras, blindados en sus ideales. Todo empuja un poco en el túnel del tiempo, cuando no salíamos de esas críticas afiladas, de esos inviernos y sus carpas de batalla.

> Artículos / Sociedad

Ser el cambio

26 de Noviembre de 2019
La toma de conciencia solidaria puede ser a menudo un ejercicio más de detenerse, serenarse y adentrarse que de movimiento y agitación. La empatía no nos lleva inequívocamente a la calle y a la pancarta. La pancarta tiene sus evidentes límites a la hora de transformar el mundo y las relaciones humanas. No tanto pasearla como encarnarla. No tanto gritar la consigna sino integrarla, ser testimonio de lo se proclama a los cuatro vientos, entre otras cosas porque, de vuelta de su recorrido, los vientos siempre acaban pidiéndonos cuentas.  No necesariamente activismo, sino “seísmo, o como diría Ghandi “ser nosotros el cambio que queremos ver en el mundo”.

Pueden tocar o no la aldaba, que el reclamo será primeramente interior. La empatía con respecto a quienes sufren no implica después necesariamente una exteriorización. “¿Qué estás haciendo tú?” Me preguntan por “washapp” en un mensaje/cartel contra la violencia hacia las mujeres que firma, entre otras entidades, el Gobierno de Navarra. Quisiera hacer más, pero hoy por hoy me retiro, respiro y me reitero internamente en favor de quienes padecen, pido igualmente para que se arríen todas las manos amenazantes. Estamos haciendo todo lo que podemos. Es preciso poner todo cuanto esté a nuestro alcance para erradicar esa lacra, es preciso comprometerse en la urgente causa contra el maltrato de la mujer, pero tenemos delante legión de empeños. En realidad, no hay plazas, ni avenidas para tanto anhelo. Hay también otras apremiantes causas que requieren nuestra atención y compromiso. No deberíamos entrar en la peligrosa espiral de pedirnos cuentas los unos a los otros por nuestros grados de respuesta. 

> Artículos / Una sola humanidad

Nueva “wiphala”al viento

15 de Noviembre de 2019
Algo nos lleva espontáneamente a solidarizarnos con los más humildes y necesitados, con quienes cargan con un pasado de mayores injusticias. Han bajado desde El Alto a la ciudad desconocida. Airean su protesta sin eco desde hace días y dejan ya sobre el asfalto su alto pago de sangre. Produce tristeza ver los indígenas bolivianos desamparados, privados de su líder, haciendo patente su impotencia por las extrañas avenidas. Sin embargo, necesitamos algo más que la mera simpatía para cambiar este mundo. La pureza ideal habrá de ir en pos del argumento, la emoción en pos de la razón y la cabalidad.

¿Con todo ese apoyo de los hijos directos de la Madre Tierra, con todo ese enorme caudal de confianza, no pudo el ex-presidente haberlo hecho de otra manera? Sobre todo por ellos y ellas, por los que tienen derecho a aventar sus colores, a salir del anonimato y la postración, derecho a que el futuro les sonría. La impecabilidad en el gobierno hubiera privado a las élites y a la reacción de toda excusa para proceder a su asalto del poder y desterrar el arcoíris de la esperanza. Estamos en un tiempo en que el ruido de sables exige por lo menos que medien excusas y Evo Morales las ha proporcionado.

> Artículos / Una sola humanidad

Más que una carrera

11 de Noviembre de 2019
Correr juntos da mucho de sí. Permite alcanzar logros colectivos que desbordan lo meramente deportivo. La Behobia-San Sebastián no son veinte kilómetros de carrera, es una entrega increíble de corredores, público y voluntarios, una fiesta de la fraternidad entre los pueblos, entre las diferentes condiciones sociales, físicas... Es una exaltación de la máquina humana que se lanza brava a la carretera entra ambas localidades, que nada detiene, que avanza firme y rauda a través de los mil y un charcos y contratiempos. Asombroso el cuerpo que la vida nos otorga, increíbles sus posibilidades a nada que lo cuidemos y “engrasemos”. Asombrosa también la organización que acoge a casi 30.000 corredores y permite el milagro de la fiesta colectiva pese al temporal.

> Artículos / Espiritualidad

Hogar

6 de Noviembre de 2019
Ya no habrá crónica feliz a pie de la Senda del Gozo. En este fuego se acaba la hojarasca que parecía infinita, se detienen todos los Caminos que he hollado en Otoño con devoción y placer. En estas llamas de hogar mueren los bosque alfombrados, las rías anchas de Ferrol, la olas poderosas de Fisterra, las mansas playas de Portugal… Las botas me miran con justificado recelo cuando calzo calcetines gordos y zapatillas de casa. El alma sigue reclamando su diaria cuota de aventura, éxtasis y flechas amarillas.

No maldigo el hogar, ¿pero quién soborna a los pies y al espíritu peregrinos? Vacío la mochila de recuerdos, escondo el bordón en un lugar que no alcance, reúno sin convencimiento ramas secas, enciendo sin otro remedio la chimenea de la sala. Es hora de silencio y recogimiento. Me pongo a la pantalla grande, no a la que llevo en el macuto. Ya que guardo guías y mapas, pueda cuanto menos alumbrar bellas letras, “caminar”, culminar luminoso, provechoso libro.

> Artículos / Espiritualidad

Camino Inglés

6 de Noviembre de 2019
¡Oh Dios de verdad, en el silencio de este día peregrino que nace, sólo te puedo ofrecer mis pasos torpes y mis ojos maravillados, horadados por tu Presencia. Sólo te puedo ofrendar mi mirada envuelta en hojas de otoño, en follaje siempre agradecido.
Que más pedir si no que esos ojos puedan seguir rodando bajo el sol y la lluvia, en el bosque y en el asfalto, en la dicha y en el infortunio.

* A partir de un poema- oración de Lanza de Vasto.


> Artículos / Política y paz

Otro alarde

27 de Octubre de 2019
Quizás ahora un poco de empatía con los otros pasos. Disueltas las manifestaciones, guardado el músculo, quizás ahora alarde de acogida de lo que siente y piensa el contrario. Quizás ahora muestra del poder del encuentro, del beneficio del dialogo, del coraje de un nuevo acuerdo. Los drones ya han remontado los cielos y certificado las dos mareas humanas. Ya ha sido exhibida la fuerza de la grande por las grandes avenidas. ¿Cuantos octubres en disputa? ¿Cuántos otoños sin solución, sin fondo dorado? ¿Por cuánto tiempo calibrando uno y otro poderío, calculando las almas reunidas detrás de una y otra enseña? ¿Dónde plaza ancha y prometedora en la que confluyen las dos vías, la Diagonal que desemboca en océano y abrazo? A un lado de la acera quienes pretenden todavía vencedores y vencidos, quienes pregonan la cárcel del adversario.

> Artículos / Política y paz

BRISA, NO "TSUNAMI"

16 de Octubre de 2019
Nunca debieron arder esas calles, nunca crepitar ese fuego del asfalto, sobre todo el de adentro. ¿Inconciencia de togados acarreando combustible al arrimo de ya calentadas emociones? Pudo ser brisa mediterránea y no "tsunami" del llamado Pacífico, amanecer y no noche incendiada, victoria para todos, triunfantes manos de conformidad apretadas y no tanto capítulo de revés, miopía y sufrimiento.

Pudo ser virando la historia, despertando una nueva conciencia de supremo cuidado y respeto y no desenvainando el roñoso y archiconocido sable. Pudo ser en armonía y acuerdo, jamás con "búsqueda y captura", amenazas y rejas. Pudo ser de otro modo. Bastaba situarse en las coordenadas de un presente definitivamente más inteligente y flexible, más despierto y civilizado. ¿Por qué lo hicieron tan complicado, sobre todo tan absurdo y doloroso? Puso ser sin padres y madres privados de ver a sus hijos, sin desenvainar una sola porra, sin urnas clandestinas que emergían de la noche cual altares rescatados.

> Artículos / Política y paz

Vamos a pasar página

3 de Octubre de 2019
Bajo ningún concepto podemos avivar los rescoldos del fuego de la confrontación. Trabajamos para la paz. Nuestras letras son vasallas de ese alto ideal, pero la paz siempre urgirá de los sólidos cimientos de la justicia. Nunca habrá una paz instalada en la arbitrariedad. La paz y la armonía social no podrán ser si los presos catalanes permanecen entre rejas. Si en verdad la justicia fuera tal, no habría ningún motivo para temer la sentencia ¿Por qué tememos tanto el día ya cercano en que se de a conocer?

> Artículos / Política y paz

Verdes universales

24 de Septiembre de 2019
La Tierra no canta, ni encanta sólo a quienes han leído a Marta Harnecker, visten camiseta del Ché o compraron bonos para la enésima revuelta leninista. Lo hace a todos/as por igual. Igualmente la bandera de la defensa de la Tierra no tiene por qué estar en España vinculada por más tiempo al extremismo político. Son agendas diferentes. La alternativa natural a este sistema individualista, consumista y desarrollista no puede situarse en el espectro político de la derecha, pero tampoco en el de la izquierda. La izquierda no ha generado un nuevo orden civilizacional, ni ha manifestado voluntad de ello. Nos habla de la misma civilización desarrollista pintada de rojo y con poco sugerentes “mamotretos” de hormigón. Allí donde triunfó la “revolución socialista” no observamos ningún paso de retorno a la tierra, a lo sencillo, a lo humano, a lo natural.

> Artículos / Espiritualidad

Un mismo mensaje

23 de Septiembre de 2019
Están dejando la carne. Están pasando página a su excelsa misión en la Tierra. No olvidemos nunca su misiva sin tiempo. Fueron entre nosotros/as para que no perdiéramos la memoria. Fueron para que tuviéramos bien presente el mismo y universal mensaje, el mismo y colosal trabajo, la misma y multicolor humanidad.

No olvidemos que el tono, la voz, la expresión pudo ser variada, pero el mensaje con sus matices, inequívocamente uno. Diferentes los contextos, la geografía, la lengua, la tradición..., pero una misma esencia: la proclamación del alto ideal de fraternidad humana y de unión con todo lo que es y late. Lo dieron todo y ya están agitando las alas de merecido Vuelo. No olvidemos por lo tanto su silente clamor para que volvamos a ser un solo corazón.

> Artículos / Política y paz

Comenzar a sumar

18 de Septiembre de 2019
Vivimos estos días una natural indignación ciudadana con respecto a una clase política española que se ha manifestado incapaz de superar sus diferencias y llegar a un acuerdo para gobernar el país. Por más que esperada, la noticia no deja de ser triste. Transcurrido, no obstante, el inicial y difícilmente evitable enfado, podremos preguntarnos en sinceridad: ¿Son sólo ellos los incapaces? ¿Habla su sonrojante y dolorosa dificultad para ponerse de acuerdo de algo de la colectiva?

No es posible construir país con los que exclusivamente piensan y sienten como uno/a. Cargamos con sobredosis de belicosidad con respecto a quien no observa el mundo desde la misma atalaya, sin embargo, necesitamos de las otras miradas, siempre que se lancen desde el respeto, la tolerancia y el anhelo de sumar. Estamos sobrados de telepolémicas y espíritu de confrontación. Arrastramos un déficit de cultura de diálogo y entente; desentrenamiento en el imprescindible arte de acoger el disenso, de compartir y cooperar.