Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Política y paz

 PÁGINAS:  1 | 2 

Reconstruir los puentes

17 de Diciembre de 2018
Ahora hace un año eran los nervios a flor de piel, la plena catarsis. El “procés” y su declaración de independencia final nos puso a prueba. Todo se partía en dos. Amistades longevas saltaban por los aires. Se desmoronaban puentes antiguos, se quebraban familias y cuadrillas. Fue ahora hace doce meses cuando las Redes echaban humo y vivíamos al borde del teclado. Intentábamos salvar amigos y al mismo tiempo ser fieles a cabales principios cuestionados. Apoyábamos los derechos de esa Catalunya insumisa, respaldábamos a ese vector valiente por la libertad y al mismo tiempo tratábamos de mantenernos fieles al alto ideal de fraternidad humana al que nos debemos. Escribíamos e intentábamos afirmar derecho, lógica y razón. Escribíamos y borrábamos, temerosos de haber podido herir la sensibilidad de alguien.

No envidio para nada ese tiempo convulso, que de cualquier forma sirvió para conocernos unos y otros un poco más, para retratarnos cada quien en medio de la suma tensión; a la postre para ejercitarnos en el mutuo perdón y la comprensión. Un año entero da perspectiva y posibilidad de reflexión. La principal constatación es que la España del presente no da para más. La conciencia media de los españoles no permite al día de hoy legítimos ejercicios plebiscitarios, no está preparada para asumir el democrático ejercicio del referéndum en Catalunya. Es preciso aceptarlo y considerar igualmente la necesidad de salvar la unidad y la cohesión de la ciudadanía del Estado. La opción de ruptura, de fracción a la eslovena implica una poco deseable crisis sin fin.

Irrupción de Vox

3 de Diciembre de 2018
Han asomado ayer por abajo, pero lo harán por otras latitudes. Ya están aquí, ya nos han alcanzado. No éramos tan diferentes de otras geografías donde ya hace tiempo campaba a sus anchas la extrema derecha populista.En el plano político habrá indudablemente que defender lo conquistado desde la muerte del dictador. Habrá que defender con firmeza las autonomías, los derechos de las minorías, habrá que defender la memoria histórica y todo lo que amenazan por tumbar.

En el plano interno es una humanidad más que nos toca abrazar, por más que nos cueste. Es una humanidad que pone a prueba nuestra capacidad de compasión, un nuevo reto a nuestro poder de comprender, siquiera en el fuero más íntimo. Hay muchas humanidades dentro de nuestra humanidad e incluso a ésta de verde oscuro también nos toca abrazar.

Acoger todos los sufrimientos

6 de Noviembre de 2018
Tras el período de aportaciones, el Gobierno vasco procederá a pasar por las escuelas los polémicos vídeos. Somos muchos los que nos podemos identificar sin dificultad con la lectura de nuestra reciente historia que en ellos se refleja. Tenemos plena fe en la buena fe de los responsables de la Dirección de Convivencia y Paz, sin embargo, a la vista del revuelo generado por los controvertidos relatos, queremos añadir alguna reflexión. Deseamos poner sobre la mesa más una cuestión de tiempos de que fondo. ¿Era ya llegada la hora de esa necesaria función pedagógica?

Cuidar la primavera de convivencia que por fin estamos viviendo en Euskadi, supone ser respetuosos en extremo con el otro, su relato, sus dolores, sus tiempos. Quizás los vídeos pudieran esperar hasta que el hierro comience a enroñarse y la reconciliación a echar sólidas raíces, hasta que las trincheras se terminen de derrumbar y los sinceros perdones de florecer. Cuidar este momento de tan anhelada paz, quizás también implique un “pause” en el relato a la espera de que los extremos cedan y desciendan de sus cerros, a que el espacio del medio se torne cada vez más ancho, sólido y compartido.

Abrazos

17 de Octubre de 2018
Hay abrazos que reúnen incontenibles e inmensos anhelos; que dejan de repente a la historia colmada de sano orgullo, preñada de futuro.Hay abrazos que han aguardado pacientes inacabable espera y sin embargo ya nos han alcanzado. Dicen las crónicas que fue un abrazo muy largo, que fue "un acto marcado por la emoción que concluyó con parte de los asistentes con los ojos empañados por las lágrimas". Hay imágenes* que valen más que mil palabras, que hacen virar el futuro, que no copan las portadas de los periódicos, pero que sí son capaces de llenar nuestros corazones y esperanzas.

Imágenes de esta índole eran hasta hace muy poco inconcebibles. La reconciliación en Euskadi avanza y damos gracias al Cielo por tanta dicha. Actos como el de ayer en Rentería son una bendición para todos/as, son muy alta referencia de generosidad, nobleza y valores para las generaciones del mañana.
*En la imagen, José Miguel Cedillo hijo de un policía nacional asesinado por ETA en el año 1982 abraza al alcalde de Renteria Julen Mendoza de Euskal Herria Bildu,en el alto de Perurena durante el acto de recuerdo a su padre Antonio celebrado el pasado Septiembre.

¡Ay Nicaragua, Nicaraguita...!

7 de Septiembre de 2018
No es sólo preconizar un nuevo orden social, es tener la madurez y capacidad de mantenerlo y mejorarlo. A lo largo de la historia se han provocado grandes y rápidas transformaciones, cuya hora aún no habían llegado, cuyos ideales simiente no formaban aún parte de la conciencia mayoritaria. La revolución social arranca con un incontestable argumento de mayor justicia, pero a menudo ese anhelo puro se deteriora por el camino. La revolución puede convertirse en salto al vacío sin base de sostenibilidad, puede verse reducida a simple espasmo de la emocionalidad.

La revolución dictó que había que cambiar lo de fuera, pero no nos invitó a hurgar por dentro. La revolución sugirió que necesitábamos piedras y no flores, pueblos exaltados y no hermanos despiertos, barricadas en vez arena, desierto y recogimiento. La revolución nos envió el mensaje equivocado de que teníamos enemigos y no a lo sumo hermanos equivocados.

Ponernos en marcha

7 de Septiembre de 2018
Nunca quejarnos de los tiempos que corren, nunca maldecir la hora, tampoco vituperar el nuevo liderazgo que recién emerge. Vencer la tentación de lamentarnos de las nuevas figuras que se adelantan. “Hoy es un buen día para ponernos en marcha...”, que dijo ayer el expresidente Obama recordando a Mandela. Hoy es un buen día para no ceder al pesimismo…

Callo en mí la crítica que quiere alcanzar los labios, que quiere hacerse con el teclado. No le daré opción. Obligo a esos dedos a teclear para la esperanza. Obedecen, me recuerdo que hemos venido a levantar, siempre a construir, no a derribar. No debieran asustarnos los titulares de los periódicos, la reacción que exhibe músculo. No luchamos contra ellos, apostamos por unas nuevas relaciones, por construir un mundo más fraterno, verde y solidario, que reluzca en todas direcciones, que logre incluso ganar sus corazones.

No hemos venido aquí a lamentarnos. Para eso mejor nos quedábamos al otro lado, para eso mejor no bajar, no tomar cuerpo. Hemos venido a sabiendas de que no iba a ser fácil, de que íbamos a ser probados, de que la apuesta era a largo plazo, de había que darse por entero y hacerlo con generosidad y alegría.

División azul*

7 de Septiembre de 2018
Tarde lluviosa en medio de una ciudad que descansa de un sol aún poderoso en bares, cines y comercios. La libertad de un par de horas hasta recoger a mi madre de su sagrada partida de cartas, me conduce sin pensarlo a la biblioteca pública. Voy directo a su sección de historia. Al poco tiempo me veo en una mesa vacía disfrutando de un gran tomo gráfico cuyo título reza: “La División azul en imágenes”.

Me sentí extraño dedicando tanto tiempo a ese libro del “adversario”. No podía soltarlo. Sólo un esclarecedor paseo por la Kontxa, me proporcionaría después las claves indispensables. Por más que en un principio me extrañara, ese libro, esa historia, esa aventura, sobre todo ese frío, ese dolor también era mío… Me sentí iniciado en otra comprensión de la vida, de las relaciones, de la familia humana. Había llegado el momento de asumirlo: la historia de la “División azul” también me pertenecía.

La renuncia generosa

11 de Julio de 2018
Aquello fue un alarde de civismo y valentía colectivos, de acción no violenta ante un Estado, en aquel contexto, miope, torpe y demasiado a menudo bruto. Aquello demostró el coraje de un pueblo que ama la libertad y que está dispuesto a arriesgar por ella. Hay plazas en Catalunya que bien merecen que se empiecen a llamar “Primero de Octubre”, sin embargo los números que salieron de las tan perseguidas urnas no daban para mucho más. Un poco más de la mitad de población no es suficiente para declarar la independencia. Sólo a riesgo de confrontación social se podía ir para adelante.

El referéndum cumplió su objetivo. Sirvió para aclarar la relación de fuerzas, para afirmar la voluntad latente en el alma del pueblo movilizado, sin embargo el mayor de los triunfos estribaba seguramente en detenerse en ese triunfo, en renunciar a la República catalana en tanto en cuanto no fuera sostenida por un porcentaje mayor de la población. Tan necesario fue llegar al primero de Octubre como pararse en él. Olvidando las siguientes estaciones hacia la independencia, hubieran ganado todos. Primero se hubiera evitado la tan injusta privación de libertad de los políticos presos. Los exiliados no habrían hecho las maletas. La crispación no habría ido en aumento, aún sin olvidar que ha sido la intolerancia del Estado el primer factor desestabilizador.

Se encuentren, no se maten

15 de Mayo de 2018
¿Conocerá ese desierto algún día la primavera? ¿Cuánta sangre manará hoy? ¿Cuántos cuerpos caerán este martes doblados sobre esa tierra ardiente y disputada? ¿Conocerán las nuevas generaciones de uno y otro bando, un respiro, un oasis de paz? ¿Cuál habrá de ser el tamaño del dolor para que los humanos se encuentren y no se maten? No más ruedas a las casas... ¿Para qué mover los edificios? ¿Qué más dará una embajada en un lugar u otro? Todos los lugares son sagrados, sobre todo si son compartidos, si sirven para el encuentro y no para la disputa. Cincuenta y ocho muertos sólo en el día de ayer es un caro precio para el último capricho de ese megalómano rubio que se considera tan poderoso…

¿Qué importa dónde ondea una bandera, qué vientos de abrasador desierto la marean? ¿Qué más da dónde duermen los edificios? Lo que importa es dónde y cómo viven los vivos. Cómo acaban con sus odios ancestrales, cómo comienzan a caminar unidos, cómo inauguran, de una vez por todas, un nuevo y anhelado tiempo de paz en esa Tierra tantas veces santa y bendita ...

"Lío"

12 de Mayo de 2018
Dicen buenas lenguas que Arriba todo era paz y armonía, que vinimos a la Tierra porque aquí había "lío" y lo buscábamos, lo necesitábamos; porque en mitad de los "líos" se forjaría nuestro altruismo, nuestra capacidad de ser cada vez más con el otro, sobre todo con el diferente.Tiene razón Inés Arrimadas. Sí, es cierto que con Quim Torra viene “más lío”, pero los “líos” no se tapan, no se esconden. Los “líos” nos hacen crecer, si estamos dispuestos a afrontarlos con generosidad y amplitud de miras; si estamos en condiciones de ser un poco menos nosotros, de anclarnos menos en nuestra subjetividad y empatizar con el otro. Los "líos" se encaran, se resuelven, no se apartan. Los “líos” nos invitan a echar un guiño, a comprender un poco más al adversario, a dialogar con él, a hacer concesiones y llegar a acuerdos. Nos emplazan a desprendernos y sacrificar algo nuestro. La renuncia es consustancial al proceso de maduración.

Una nueva era

3 de Mayo de 2018
Sólo recordar a quienes no pudieron gozar de este amanecer anhelado. Por quienes nunca lo vieron con su ojos de carne. Honramos en esta hora grande a las generaciones del pasado, a nuestros padres, abuelos…, que no conocieron la paz y que tanto suspiraron por ella. Honramos su legado cargado de anhelos.

Honramos a las generaciones del mañana que sobre esta tierra de paz, harán un futuro de sana convivencia, solidaridad y de hermandad; para que nunca tengan que contemplar de nuevo al humano matando al humano, para que se persuadan de que el más alto ideal no merece un solo aliento segado. Sobre todo por quienes, ya de uno u otro signo, aún guardan hierro en sus "zulos" de adentro, para que más pronto que pronto se liberen de la carga del rencor y así nos permitan dar el último paso hacia la total normalización en la sociedad vasca.

Catalunya en el corazón (V)

27 de Marzo de 2018
En estos momentos, no nos estamos jugando sólo la libertad de los presos políticos catalanes; nos encontramos ante un gran desafío evolutivo colectivo. Nos estamos jugando también, en importante medida, el país, la herencia de dignidad, de auténtica democracia y libertad que estamos invitados a dejar a las próximas generaciones. En esta apuesta global, cabal y necesaria cabemos todos/as.

Más allá de Plaza Colón

18 de Marzo de 2018
Sumaríamos hoy a gusto nuestro corazón en Plaza Colón o Estación de Francia, caminaríamos felices este sábado casi primaveral por la avenidas de Madrid o Barcelona. Como no podría ser de otra forma, nosotros/as también apostamos por "la convivencia y la unidad", ambas constituyen nuestros más sentidos anhelos. Sólo deseamos que por favor se comprenda algo sencillo, cabal y cardinal.

Las Leyes con mayúsculas, las que operan en todo el Universo infinito y también en nuestra península, rezan con lógica elemental y aplastante que la convivencia sólo es desde la libertad y la unidad desde la voluntad de las partes. Desde Arriba sólo se concibe la unidad en diversidad como el más excelso fruto del libre albedrío. No hay vías rápidas, no hay atajos, tampoco el atajo número 155. Por eso no podemos estar hoy ni en Colón, ni en la Estación de Francia. Por más que lo deseáramos, no podremos echar allí a rodar nuestro corazón. La imposición nunca puede ser el medio para alcanzar ni la convivencia, ni la unidad. Vendrán nuevas generaciones que felizmente traigan ya la App de las Leyes incluidas en su programación. ¿Cuánto dolor, cuánta amargura, cuántos años aún para interiorizar este evidente postulado? El sufrimiento sólo viene del desconocimiento y por lo tanto no aplicación de la Ley, la Ley divina que nos habla de la imposibilidad de una evolución sin libertad.

Catalunya en el corazón (IV)

27 de Febrero de 2018

Cordialidad

La cordialidad antecede a la hermandad humana por la que trabajamos. La cordialidad es un puente imprescindible que todos deseamos. La cordialidad es necesaria construirla desde la dos orillas. A cada lado hay que poner ladrillos de respeto, de diálogo, de mutua comprensión… La cordialidad no es un brote repentino, no es fácil que despunte tras las porras, los banquillos, los obligados exilios... El rey de España merece todos los respetos, pero no menos que el señor Oriol Junqueras que lleva ciento diecisiete días privado de libertad sin poder abrazar a sus hijos…

El valor de la renuncia

12 de Febrero de 2018
Hay momentos en la historia de los pueblos en los que confluyen por un lado oportunidades en pos de la materialización de valores de futuro y por otro acumulamiento de fuerzas de progreso. Será preciso aprovecharlos. La ley del ritmo se deja sin embargo también sentir en todo lo referido a los movimiento cívicos y a las ciencias sociales en general. Sístole y diástole, hay momentos de progreso y expansión, pero también hay otros de reajuste, recapitulación y recogimiento. El Mediterráneo, al lamer las costas catalanas, sugiera también algo de sus compases.

Nueva etapa

8 de Enero de 2018
La noche quede atrás. Alboree el sol de una nueva concordia. El soberanismo asuma el sacrificio de la República en aras de la convivencia. La tremenda debacle electoral de los de la porra les haga recapacitar, les haga considerar que la represión en el siglo XXI ya nunca será la solución para un problema político. El 155 se escriba con letras negras en los anales de la historia. El soberanismo comprenda que para ir más adelante es preciso ir todos juntos.

¡Última hora!

27 de Noviembre de 2017
“¡Última hora! Según relatan fuentes fiables cercanas a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy habría aceptado la reciente propuesta del president de la Generalitat y habría viajado este pasado sábado a la capital belga. Una vez en el hotel donde se aloja Puigdemont, en una sala habilitada con premura al efecto, el presidente del Gobierno habría trasladado al dirigente catalán un mensaje de este tenor: ‘Mire Vd. tiene que tomar el turrón de Nochebuena con su familia, en su casa y este problema lo tenemos que empezar a resolver ya de una vez por todas con buena voluntad por ambas partes.’

Un Puigdemont asombrado, no habría dado crédito a este visita sorpresa. El mensaje de Rajoy, sin obviar considerables dosis de autocrítica, habría consistido básicamente en enviar a su adversario político una clara intención de resolución dialogada del conflicto catalán. Las mismas fuentes detallan que Mariano Rajoy habría dado indudables señales al político autoexiliado de querer iniciar con las Navidades una etapa de relaciones definitivamente nueva: ‘Mire señor Puigdemont, seguramente ni Vd. ni yo hemos atinado. Vds. no deberían haber tenido tanta prisa, saltarse la legislación aún vigente a la torera, pero también es verdad que nosotros no debimos haber reaccionado como lo hicimos. Sobraban las porras, sobraba la judialización de un problema político. Vamos a intentar hacerlo de otra forma.’ Tras esta primera visita informal, Rajoy habría emplazado al líder catalán a una reunión más oficial y de carácter ya negociador, en la que estarían presentes ambos equipos de gobierno.

De plegaria y humildad

24 de Noviembre de 2017
Todos debiéramos rezar, no sólo el dirigente de ERC. Todos debiéramos sincerarnos en nuestro interior y preguntarnos cómo hemos podido caer tan bajo en el desprecio de la disidencia. Estamos poniendo el grito en el cielo porque unos señores y señoras han clamado pacíficamente sus aspiraciones desde una escalera gótica y sin embargo nadie se inmuta cuando una juez les llama “criminales”, cuando los articulistas de los mayores periódicos de España ridiculizan a uno de ellos, hombre de fe sincera que discreta y silenciosamente se arrodilla cada día en la cárcel y reza.

¿Cuánta soberbia no cabe en esa “España grande” y cuestionablemente unida de la que tanto nos empezamos a cansar? Hace falta toneladas de humildad en la política, la judicatura y la comunicación, so pena de no saber hasta dónde caeremos. Hace falta una nueva y más honda "apertura", una nueva transición hacia una más altruista mirada colectiva. Quizás todos debiéramos arrodillarnos con “Fray Junqueras”; debiéramos tomar su rosario y meditar sobre cómo hemos podido llegar hasta aquí, cómo hemos podido alcanzar esta altanería, cómo dado rienda a este ultraje vejatorio del otro humano, cómo por ejemplo el insulto hacia el político catalán se ha elevado sin pudor a la categoría de gesta valiente.

¿POR QUÉ SÓLO HASTA AQUÍ?

13 de Octubre de 2017
Amigos catalanes de la órbita soberanista me piden que por favor aclare lo de "rendirse al ultimátum de Rajoy". ¿Por qué acatar sus condiciones, por qué hasta aquí sí y más allá no? ¿Por qué con la fuerza acumulada no llegar “hasta el final”? Explicaba mi parecer en el anterior artículo “Europa silente”, pero deseo aquí añadir algún argumento.

Primero aclarar que no puedo hacer mío ese “final” . Lo he explicado en diferentes ocasiones, pero no me importa repetirme. Estoy en esta apuesta porque creo que la libertad es la primera de las leyes superiores, divinas, que no necesariamente (como bien podemos constatar) de la tierra; porque sin ella no es posible la evolución. Estoy en este jaleo porque, al igual que otros muchos ciudadanos del Estado, consideramos que en España hay un déficit muy importante de libertades y de democracia y que es preciso pujar pacífica y constructivamente por ello. No cabe duda de que Catalunya es valiente vanguardia en esa apuesta. Estoy en el jaleo, con todas las adversas consecuencias que me ha traído, porque considero que Catalunya tiene derecho a decidir su futuro, no porque deseo una Catalunya independiente. No es mi particular deseo.

Administrar la victoria

2 de Octubre de 2017
La lección de contención, no-violencia y civilidad que ha dado el primero de Octubre la ciudadanía catalana ante el uso desproporcionado, injustificable e irresponsable de la fuerza, es de lo más significativo y estimulante que hemos visto en la reciente historia de nuestro país. Ghandi estaría orgulloso del reencarnar de una "Satyagraha" o acción no violenta llevada a cabo a tan gran escala por parte de cientos de miles de personas en pos de la justa causa de la libertad. La Catalunya movilizada ha encarnado en la jornada de su referéndum una conmovedora y valiente expresión de su alma colectiva ante la opinión pública mundial, también ante quienes sólo han sido capaces de esgrimir el uso de las porras y las balas de goma para tratar de imponerse. Hemos contemplado una ejemplar "Satyagraha" aderezada por una capacidad asombrosa de creatividad e ingenio para burlar el acoso policial.

La ciudadanía movilizada ha obtenido una clara victoria moral a la vista del mundo entero, al haber desbordado la fuerza de las armas con la presencia desnuda de la multitud, con la interna fuerza que donan razón y anhelo de libertad. Ahora bien, ahora llega lo más difícil, el saber administrar esa victoria palmaria. Con el más que evidente triunfo en las manos, el Govern se inclina ya por el inicio del camino a hacia la independencia. Hay un claro responsable de que los dirigentes catalanes apuesten ya decididamente por esa drástica opción y es el Gobierno inmovilista de la nación.