Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Política y paz

 PÁGINAS:  1 | 2 

Meritar corona

15 de Agosto de 2020
El poder instructivo de la mitología y los cuentos clásicos es algo que se está revalorizando en diferentes ámbitos educacionales de nuestros días, como por ejemplo los Colegios Waldorf o de Montessori.  En medio de este legado revitalizado se encuentra la figura del Rey, de la Jerarquía no tanto heredada, como meritada. El Rey representaría la soberanía del bien común, la encarnación suprema de los valores de elevación moral, virtud, arrojo, iluminación…   

Las leyendas artúricas, los cuentos de reyes y caballeros cobran su sentido en tanto en cuanto prolongan la dimensión mágica y sagrada de la existencia, nos familiarizan con principios elevados, hacen patentes máximas imprescindibles de forma amena, sin exceso de discurso y murga. Necesitamos cuentos en los que triunfen un valor, una pureza en la que reflejarnos, cuentos de bien ganado final feliz. No podemos desmemoriarnos, olvidar los cuentos de siempre en los que los Reyes lo eran en primer lugar de sí mismos y su aura brillaba y la ciudadanía en ella se amparaba.

Cita crucial

11 de Marzo de 2020
La urgencia ordena. Hay veces en que el debido pragmatismo no permite más opciones. No es el momento de exhibir músculo de izquierdismo, de escalar utopías. Hay que vencer a Trump. Otro mandato suyo sería devastador para el planeta. La fecha crucial es el 3 de noviembre. No son las elecciones norteamericanas, es la hora de toda la humanidad. El bien común ha de triunfar sobre el abuso, el respeto sobre la codicia. No hay naciones de primera y de segunda. Nadie puede ser "grande" a costa del otro.

La política es el arte de los posibles, ya habrá ocasión para asaltar los cielos y atender a los imposibles. Bernie Sanders nos puede caer más simpático por su lenguaje filosocialista, pero él no puede ganar al magnate presidente. Joe Biden es más del "establishment", pero está en mejores condiciones para triunfar en Noviembre y desterrar el abuso, la amenaza y la arbitrariedad.

Debe haber siempre una jerarquía de objetivos. Los sueños pueden esperar. Lo que ahora está en juego son cuestiones elementales. Prima la defensa del clima y de la vida, de las relaciones internacionales y el multilarealismo, de la diplomacia y del respeto mutuo. Otros techos ya vendrán después. Hoy es preciso que la cabalidad y el respeto ganen la Casa Blanca. Mañana ya será otro afán, podremos volcarnos en nuevos y necesarios objetivos, apuntaremos la escalera hacia más elevados cielos.

Mesa de diálogo

4 de Marzo de 2020
Asoma ya la mesa suspirada, la que hace ya tantos años se debió haber calzado, la que tanto lío y sufrimiento podía haber ahorrado. Nos jugamos mucho en esa mesa. Nos jugamos sobre todo el triunfo del diálogo y la civilización ante quienes hasta ayer mismo sólo esgrimían el "yo mando", el palo y la intolerancia.

Nadie coloque el cielo sobre esa anhelada mesa de diálogo ente Catalunya y el Estado, nadie se acerque con imposibles. Vayan los actores con los corazones abiertos, con firme voluntad de acuerdo. Nadie frustre la esperanza que la mesa ha generado. A saber cuánto tiempo tardaría en calzarse una segunda.

Febrero sin nostalgia

3 de Enero de 2020
Felizmente el tiempo de las crudas confrontaciones está expirando. No es hora ya de ningún Frente, ni tan siquiera con mayúsculas, ni tan siquiera si es popular. No idealizaremos aquel Febrero del 36. Rezumaba todavía mucha inquina. La gasolina se regalaba y regaba en aquel invierno imposibilitado de templar el futuro. Poco faltaba para que se oscureciera el cielo y el humo despuntara del campanario de tantas iglesias. Sin embargo, desde entonces no había alcanzado el poder ninguna otra alianza de las fuerzas progresistas. Éstas serían sencillamente las que apuestan porque la historia avance, porque no se duerma en los marchitos laureles de la imposición, la injusticia y el abuso.

Esta historia sería insistente, tozuda, rítmica. Cada cierto tiempo volvería, nos presentaría un escenario semejante para recordarnos que lo podemos hacer mejor. Entonces, en aquella tan fallida como querida revolución nuestra, tan cargada de ignorancia, precipitación e imprudencia, apenas había fuerzas capaces de equilibrar unos extremos que se crecían. Pero quizás la sonada y fracasada intentona no lo fue ni en balde, ni para siempre. ¿Y si volviéramos nosotros también con la historia, con diferentes rostros, con una ignorancia más sanada, con diferentes roles para afirmarnos en que seremos capaces de superar los errores de otrora?

Otro alarde

27 de Octubre de 2019
Quizás ahora un poco de empatía con los otros pasos. Disueltas las manifestaciones, guardado el músculo, quizás ahora alarde de acogida de lo que siente y piensa el contrario. Quizás ahora muestra del poder del encuentro, del beneficio del dialogo, del coraje de un nuevo acuerdo. Los drones ya han remontado los cielos y certificado las dos mareas humanas. Ya ha sido exhibida la fuerza de la grande por las grandes avenidas. ¿Cuantos octubres en disputa? ¿Cuántos otoños sin solución, sin fondo dorado? ¿Por cuánto tiempo calibrando uno y otro poderío, calculando las almas reunidas detrás de una y otra enseña? ¿Dónde plaza ancha y prometedora en la que confluyen las dos vías, la Diagonal que desemboca en océano y abrazo? A un lado de la acera quienes pretenden todavía vencedores y vencidos, quienes pregonan la cárcel del adversario.

BRISA, NO "TSUNAMI"

16 de Octubre de 2019
Nunca debieron arder esas calles, nunca crepitar ese fuego del asfalto, sobre todo el de adentro. ¿Inconciencia de togados acarreando combustible al arrimo de ya calentadas emociones? Pudo ser brisa mediterránea y no "tsunami" del llamado Pacífico, amanecer y no noche incendiada, victoria para todos, triunfantes manos de conformidad apretadas y no tanto capítulo de revés, miopía y sufrimiento.

Pudo ser virando la historia, despertando una nueva conciencia de supremo cuidado y respeto y no desenvainando el roñoso y archiconocido sable. Pudo ser en armonía y acuerdo, jamás con "búsqueda y captura", amenazas y rejas. Pudo ser de otro modo. Bastaba situarse en las coordenadas de un presente definitivamente más inteligente y flexible, más despierto y civilizado. ¿Por qué lo hicieron tan complicado, sobre todo tan absurdo y doloroso? Puso ser sin padres y madres privados de ver a sus hijos, sin desenvainar una sola porra, sin urnas clandestinas que emergían de la noche cual altares rescatados.

Vamos a pasar página

3 de Octubre de 2019
Bajo ningún concepto podemos avivar los rescoldos del fuego de la confrontación. Trabajamos para la paz. Nuestras letras son vasallas de ese alto ideal, pero la paz siempre urgirá de los sólidos cimientos de la justicia. Nunca habrá una paz instalada en la arbitrariedad. La paz y la armonía social no podrán ser si los presos catalanes permanecen entre rejas. Si en verdad la justicia fuera tal, no habría ningún motivo para temer la sentencia ¿Por qué tememos tanto el día ya cercano en que se de a conocer?

Verdes universales

24 de Septiembre de 2019
La Tierra no canta, ni encanta sólo a quienes han leído a Marta Harnecker, visten camiseta del Ché o compraron bonos para la enésima revuelta leninista. Lo hace a todos/as por igual. Igualmente la bandera de la defensa de la Tierra no tiene por qué estar en España vinculada por más tiempo al extremismo político. Son agendas diferentes. La alternativa natural a este sistema individualista, consumista y desarrollista no puede situarse en el espectro político de la derecha, pero tampoco en el de la izquierda. La izquierda no ha generado un nuevo orden civilizacional, ni ha manifestado voluntad de ello. Nos habla de la misma civilización desarrollista pintada de rojo y con poco sugerentes “mamotretos” de hormigón. Allí donde triunfó la “revolución socialista” no observamos ningún paso de retorno a la tierra, a lo sencillo, a lo humano, a lo natural.

Comenzar a sumar

18 de Septiembre de 2019
Vivimos estos días una natural indignación ciudadana con respecto a una clase política española que se ha manifestado incapaz de superar sus diferencias y llegar a un acuerdo para gobernar el país. Por más que esperada, la noticia no deja de ser triste. Transcurrido, no obstante, el inicial y difícilmente evitable enfado, podremos preguntarnos en sinceridad: ¿Son sólo ellos los incapaces? ¿Habla su sonrojante y dolorosa dificultad para ponerse de acuerdo de algo de la colectiva?

No es posible construir país con los que exclusivamente piensan y sienten como uno/a. Cargamos con sobredosis de belicosidad con respecto a quien no observa el mundo desde la misma atalaya, sin embargo, necesitamos de las otras miradas, siempre que se lancen desde el respeto, la tolerancia y el anhelo de sumar. Estamos sobrados de telepolémicas y espíritu de confrontación. Arrastramos un déficit de cultura de diálogo y entente; desentrenamiento en el imprescindible arte de acoger el disenso, de compartir y cooperar.

Responsabilidad de la falta de acuerdo

27 de Julio de 2019
¿Quién es el responsable del fracaso en las negociaciones para elegir presidente y formar gobierno? En vez de poner siglas a esta pregunta, podemos poner examen de conciencia, ahondar en la recapitulación en tanto que alma colectiva que también constituimos. No seremos nosotros los que señalemos con el dedo hacia un color determinado, si es caso apuntaremos responsabilidad hacia a nuestro interior colectivo.

Hayedo y trigal.

10 de Junio de 2019

En defensa de la pluralidad navarra


La pedagogía de la claridad es llamada a menudo a ser contracorriente. Navarra abre un día sí y al otro también importantes telediarios, llena los editoriales de los mayores medios del Estado, pero quiénes conocen en realidad lo que ha ocurrido en nuestra Comunidad. Los políticos se reparten estos días los cromos entre los que se encuentra el de nuestro mañana. Los tertulianos ponderan en Madrid sobre una realidad que desconocen, y mientras nosotros, callados e inquietos, sentimos con cierta impotencia de nuevo caer sobre nuestras cabezas la losa del pasado.

No es fácil hacer solitaria pedagogía cuando toda la impresionante maquinaria mediática del Estado se lanza casi sin excepciones a borrar los logros del último gobierno “hereje”, a recuperar para la nueva fe del “constitucionalismo” a nuestra díscola Comunidad. Por ello tratamos de glosar ante el conjunto de la ciudadanía del Estado algunas bondades de la heterodoxia, de explicar lo que ha constituido en realidad el gobierno del cuatripartito. Poner coto a la falsedad también es un deber ciudadano. El Gobierno de Uxue Barcos no gobernó para los “suyos”, siempre fomentó la pluralidad y la sana convivencia de las diferentes singularidades navarras. La opinión pública española ha de saber que el cuatripartito gobernó para todos y lo hizo con tiento y cuidado, con sumo y escrupuloso respeto por todas las sensibilidades. Desde la oposición al pasado gobierno foral, los propios socialistas han podido certificar que no ha habido ningún tipo de sectarismos. Ha podido haber diferencias a la hora de dibujar el mapa lingüístico para aplicarlo a la educación y la administración, nunca voluntad de marginación desde Pamplona.

Sorpresivo encuentro

26 de Febrero de 2019
Amar a los “nuestros” no entraña ningún desafío evolutivo. Lo difícil es abrazar más allá de nuestra orilla, a quienes habitan enfrente de nuestro sentir y pensar. Ella estaba hoy a las puertas del Hilton de la Diagonal para recordármelo. Allí se encontraba sin previo aviso, bien erguida, ya de buena mañana con todo su encanto enfundado en un grueso abrigo de invierno. Los largos tacones que la sostenían evidenciaban fragilidad, pero el verbo la acrecentaba en desbordado poderío. El maquillaje discreto apenas deseaba mostrarse como artillería añadida. No daba crédito. Me tuve que aclarar los ojos, quitar las legañas, afinar la mirada. Había madrugado como buena guerrera y estaba ya en su trinchera, batallando junto a un lujoso hotel ante la cámara de turno.

Al preso político catalán Jordi Cuixart

26 de Febrero de 2019

Fragmentos de la carta dirigida al preso político catalán Jordi Cuixart, injustamente retenido junto a otros compañeros y compañeras leales a muchos valores que compartimos, en las cárceles del Estado:

Jordi, hermano:

Perdona la doble osadía. La primera la de escribirte sin conocerte. La segunda la confianza de llamarte “hermano”. En realidad, todos los hijos de Dios, somos hermanos, incluso quienes cometen esa osadía mayor de colocarse sobre un estrado, vestir una toga, golpear con un martillo y juzgaros. Pero hay también una fraternidad si cabe más estrecha, que es la que conformamos los humanos que creemos en la libertad y la unidad en diversidad y deseamos apostar por esos valores, dejando la piel incluso, como vosotros valientemente habéis demostrado, en el intento.

Cocinar juntos

28 de Diciembre de 2018

Carta abierta a José María Múgica

Apreciado Josemaría. Perdona este “asalto” sorpresivo después de décadas de silencio comunicativo. El tema yo creo que lo merece. No se trata ya de dar tardía continuidad a nuestras largas discusiones políticas juveniles, sino de explorar, después de todo el tiempo trascurrido, cómo podemos hacer de esta Euskadi de tan buen momento, una Euskadi mejor.  Nadie puede invitar a nadie a perdonar. No es fácil colocarse en el lugar de quien tiene ante sí semejante reto. El perdón es por lo demás algo muy personal e íntimo. Su fruto maduro cae cuando la víctima dispone.

Permíteme a lo sumo, contextualizar el momento, apuntar retos de futuro. Con todo respeto, permíteme señalar que el perdón no es privativo de una Iglesia de la que, con tu considerable parte de razón, has recelado. El perdón y la compasión son patrimonio universal, sentimientos de humanidad que somos llamados, cada quien en su contexto, a recuperar. A lo sumo confesarte que creo que está bien sentarse al mismo mantel, cenar juntos, Josemaría. Hemos comido, cenado, vivido durante tantos años separados. Está bien compartir pucheros y “sociedad”, después de tantos decenios confrontando en el seno de esa misma sociedad. Está bien que Mendia y Otegi compartan portada en el “Diario Vasco”. Acierta el periódico donostiarra al llevar a la primera página una normalidad con delantal limpio. ¿Hasta cuándo los otros uniformes de batalla? ¿Hasta cuándo mantendremos las trincheras? ¿Hasta qué generación inocularemos resentimiento? Llevábamos tanto tiempo sin compartir nada. Ahora ha llegado la hora del compartir “sociedad”, “cazuelita”, ocio…, sobre todo proyectos, futuro de paz, mañana de armonía y solidaridad.

Reconstruir los puentes

17 de Diciembre de 2018
Ahora hace un año eran los nervios a flor de piel, la plena catarsis. El “procés” y su declaración de independencia final nos puso a prueba. Todo se partía en dos. Amistades longevas saltaban por los aires. Se desmoronaban puentes antiguos, se quebraban familias y cuadrillas. Fue ahora hace doce meses cuando las Redes echaban humo y vivíamos al borde del teclado. Intentábamos salvar amigos y al mismo tiempo ser fieles a cabales principios cuestionados. Apoyábamos los derechos de esa Catalunya insumisa, respaldábamos a ese vector valiente por la libertad y al mismo tiempo tratábamos de mantenernos fieles al alto ideal de fraternidad humana al que nos debemos. Escribíamos e intentábamos afirmar derecho, lógica y razón. Escribíamos y borrábamos, temerosos de haber podido herir la sensibilidad de alguien.

No envidio para nada ese tiempo convulso, que de cualquier forma sirvió para conocernos unos y otros un poco más, para retratarnos cada quien en medio de la suma tensión; a la postre para ejercitarnos en el mutuo perdón y la comprensión. Un año entero da perspectiva y posibilidad de reflexión. La principal constatación es que la España del presente no da para más. La conciencia media de los españoles no permite al día de hoy legítimos ejercicios plebiscitarios, no está preparada para asumir el democrático ejercicio del referéndum en Catalunya. Es preciso aceptarlo y considerar igualmente la necesidad de salvar la unidad y la cohesión de la ciudadanía del Estado. La opción de ruptura, de fracción a la eslovena implica una poco deseable crisis sin fin.

Irrupción de Vox

3 de Diciembre de 2018
Han asomado ayer por abajo, pero lo harán por otras latitudes. Ya están aquí, ya nos han alcanzado. No éramos tan diferentes de otras geografías donde ya hace tiempo campaba a sus anchas la extrema derecha populista.En el plano político habrá indudablemente que defender lo conquistado desde la muerte del dictador. Habrá que defender con firmeza las autonomías, los derechos de las minorías, habrá que defender la memoria histórica y todo lo que amenazan por tumbar.

En el plano interno es una humanidad más que nos toca abrazar, por más que nos cueste. Es una humanidad que pone a prueba nuestra capacidad de compasión, un nuevo reto a nuestro poder de comprender, siquiera en el fuero más íntimo. Hay muchas humanidades dentro de nuestra humanidad e incluso a ésta de verde oscuro también nos toca abrazar.

Acoger todos los sufrimientos

6 de Noviembre de 2018
Tras el período de aportaciones, el Gobierno vasco procederá a pasar por las escuelas los polémicos vídeos. Somos muchos los que nos podemos identificar sin dificultad con la lectura de nuestra reciente historia que en ellos se refleja. Tenemos plena fe en la buena fe de los responsables de la Dirección de Convivencia y Paz, sin embargo, a la vista del revuelo generado por los controvertidos relatos, queremos añadir alguna reflexión. Deseamos poner sobre la mesa más una cuestión de tiempos de que fondo. ¿Era ya llegada la hora de esa necesaria función pedagógica?

Cuidar la primavera de convivencia que por fin estamos viviendo en Euskadi, supone ser respetuosos en extremo con el otro, su relato, sus dolores, sus tiempos. Quizás los vídeos pudieran esperar hasta que el hierro comience a enroñarse y la reconciliación a echar sólidas raíces, hasta que las trincheras se terminen de derrumbar y los sinceros perdones de florecer. Cuidar este momento de tan anhelada paz, quizás también implique un “pause” en el relato a la espera de que los extremos cedan y desciendan de sus cerros, a que el espacio del medio se torne cada vez más ancho, sólido y compartido.

Abrazos

17 de Octubre de 2018
Hay abrazos que reúnen incontenibles e inmensos anhelos; que dejan de repente a la historia colmada de sano orgullo, preñada de futuro.Hay abrazos que han aguardado pacientes inacabable espera y sin embargo ya nos han alcanzado. Dicen las crónicas que fue un abrazo muy largo, que fue "un acto marcado por la emoción que concluyó con parte de los asistentes con los ojos empañados por las lágrimas". Hay imágenes* que valen más que mil palabras, que hacen virar el futuro, que no copan las portadas de los periódicos, pero que sí son capaces de llenar nuestros corazones y esperanzas.

Imágenes de esta índole eran hasta hace muy poco inconcebibles. La reconciliación en Euskadi avanza y damos gracias al Cielo por tanta dicha. Actos como el de ayer en Rentería son una bendición para todos/as, son muy alta referencia de generosidad, nobleza y valores para las generaciones del mañana.
*En la imagen, José Miguel Cedillo hijo de un policía nacional asesinado por ETA en el año 1982 abraza al alcalde de Renteria Julen Mendoza de Euskal Herria Bildu,en el alto de Perurena durante el acto de recuerdo a su padre Antonio celebrado el pasado Septiembre.

¡Ay Nicaragua, Nicaraguita...!

7 de Septiembre de 2018
No es sólo preconizar un nuevo orden social, es tener la madurez y capacidad de mantenerlo y mejorarlo. A lo largo de la historia se han provocado grandes y rápidas transformaciones, cuya hora aún no habían llegado, cuyos ideales simiente no formaban aún parte de la conciencia mayoritaria. La revolución social arranca con un incontestable argumento de mayor justicia, pero a menudo ese anhelo puro se deteriora por el camino. La revolución puede convertirse en salto al vacío sin base de sostenibilidad, puede verse reducida a simple espasmo de la emocionalidad.

La revolución dictó que había que cambiar lo de fuera, pero no nos invitó a hurgar por dentro. La revolución sugirió que necesitábamos piedras y no flores, pueblos exaltados y no hermanos despiertos, barricadas en vez arena, desierto y recogimiento. La revolución nos envió el mensaje equivocado de que teníamos enemigos y no a lo sumo hermanos equivocados.

Ponernos en marcha

7 de Septiembre de 2018
Nunca quejarnos de los tiempos que corren, nunca maldecir la hora, tampoco vituperar el nuevo liderazgo que recién emerge. Vencer la tentación de lamentarnos de las nuevas figuras que se adelantan. “Hoy es un buen día para ponernos en marcha...”, que dijo ayer el expresidente Obama recordando a Mandela. Hoy es un buen día para no ceder al pesimismo…

Callo en mí la crítica que quiere alcanzar los labios, que quiere hacerse con el teclado. No le daré opción. Obligo a esos dedos a teclear para la esperanza. Obedecen, me recuerdo que hemos venido a levantar, siempre a construir, no a derribar. No debieran asustarnos los titulares de los periódicos, la reacción que exhibe músculo. No luchamos contra ellos, apostamos por unas nuevas relaciones, por construir un mundo más fraterno, verde y solidario, que reluzca en todas direcciones, que logre incluso ganar sus corazones.

No hemos venido aquí a lamentarnos. Para eso mejor nos quedábamos al otro lado, para eso mejor no bajar, no tomar cuerpo. Hemos venido a sabiendas de que no iba a ser fácil, de que íbamos a ser probados, de que la apuesta era a largo plazo, de había que darse por entero y hacerlo con generosidad y alegría.