Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Sociedad

 PÁGINAS:  1 | 2 | 3 | 4 

No era política, era oxígeno

28 de Mayo de 2019
No podemos comulgar con las voces que nos invitan a desentendernos de la vida política. No nos ausentaremos de su concurrida arena. Hay inmenso terreno más allá de la diaria, enconada y agotadora pugna partidaria. El Maestro Tibetano dejó soberanamente claro que es necesario permanecer en ese, a menudo, complicado escenario, que la política constituye uno de los siete campos de servicio. La actividad política, puede ser enfocada al servicio y el bien común mediante la promoción de inequívocos valores universales.

COMPASIÓN

14 de Mayo de 2019
Una vez más la escasa sombra de una perdida gasolinera por oficina. La imaginación despega y vuela fácilmente desde el interminable asfalto. Después hay que atraparla en una desangelado estación con olor a petróleo. Por fin apago el motor y enciendo el ordenador. La estepa castellana me ha mantenido hasta sus límites con el relato incontenido entre los labios. Merece la pena ponerse de viaje cuando en la carretera nos aguardan enseñanzas que seguramente no hallaríamos quietos, parados junto a la ventana de todos los días.

Estoy de camino para preparar el Camino (www.peregrina.org) En el trayecto he llamado a la puerta de la mujer ciega, la compañera de un entrañable amigo. La visión se le ha ido apagando al tiempo que la sonrisa encendiendo. La luz de fuera ha ido mermando al ritmo que el gozo y la sencilla y llana sabiduría interior acrecentando.

Concertar la concertada

11 de Mayo de 2019
Afirma con poesía y acierto el inspirador de la popular terapia de las “constelaciones familiares”, Bert Hellinger: "Nuestros antepasados siguen viviendo en nosotros, y por medio de nosotros quieren concluir algo que les dará a ellos y a nosotros paz." Nuestros antepasados y sus creencias y sus sistemas de entender el mundo pueden merecer, más allá del respeto, también nuestra honra. Sin embargo, ese hueco en nuestro corazón no implica adhesión, hacer nuestro lo que ellos tan intensamente vivieron y fervientemente trasmitieron. Podemos honrar sin necesariamente adherirnos, podemos amar sin identificarnos. Nuestros grandes y pequeños conflictos sociales necesitan mucho de ese altruismo que salta y trasciende bandos, creencias y generaciones.

Euskadi reúne al mismo tiempo una importante fidelidad al pasado y a su vez una marcada cultura del rechazo. Nuestra reciente historia y lo mucho que nos ha tocado enfrentar ha fomentado el espíritu de la confrontación. Sin embargo, de su exceso también nos deberemos igualmente de liberar. A menudo no se le encuentra adecuado límite a esa cultura. Persuadir más allá de lo cabal en el reproche, implica hipotecar en buena medida el futuro. Honramos a nuestros mayores tomando de ellos lo más atemporal, lo más valido. No conviene excluirles de la noche a la mañana del futuro que nos toca gestar. La adecuación de su legado a los nuevos tiempos facilitará el ejercicio. La enseñanza religiosa puede por ejemplo mutar, desprenderse de las formas que no tienen vigencia y actualizar en lo fundamental, el sentido sagrado de la vida y la condición trascendental del humano.

Enamorar de la vida

9 de Mayo de 2019
La luz, la conciencia de lo positivo y evolucionante, así como el absurdo, el dislate tienen hoy la posibilidad de engullir todas las barreras, todos los límites. Las nuevas tecnologías no son a menudo neutras en medio de esta eterna contienda. La muerte se actualiza y digitaliza, ya ni siquiera se acicala. No se molesta en salir de casa. Elude astutamente cansinas tribunas. Hace prosélitos con el mínimo esfuerzo, gana adeptos con el simple pulsar de una tecla. 

En la soledad de sus habitaciones millones de jóvenes de todas las latitudes y geografías están dando en estos momentos el "play" a unos vídeos que quitan o restan las ganas de vivir. El nihilismo histórico de los Pavese y los Maiakovski estaría ufano al constatar la artillería mediática de la que hoy goza. La globalización trae también sus contrapartidas, sus sorpresas “non gratas”. La universalización de la sinrazón, a través de la pequeña pantalla, es una de ellas.

¿Inyección amiga?

5 de Abril de 2019
El pasado de estricta moral y el presente de creciente nihilismo que batalla por deshacerse de ella, pareciera no querer dejar espacios a opciones intermedias, al mismo tiempo ponderadas y esperanzadas. El tema de la eutanasia ha irrumpido abruptamente en la campaña electoral, pero quizás éste no sea el marco más adecuado para encarar unas cuestiones tan fundamentales. Prima una reflexión más sosegada, liberada de ideología y de intereses banderizos, sobre grandes cuestiones como la eutanasia, el derecho a morir, la dignidad de la muerte... Estos temas gordianos han vivido a lo largo de la historia el secuestro de la tradición religiosa y hoy, en buena medida, el de la asepsia nihilista.

En la actualidad nuestro código penal castiga con de dos a cinco años el caso del suicidio asistido y de seis a 10 años el de la eutanasia. Dicen las crónicas que ya hace tiempo que el piano que tocaba María José Carrasco había enmudecido, que los pinceles con los que pintaba se habían secado. A sus 61 años tenía esclerosis múltiple desde hacía 30 años. Albergaba su derecho a morir, sin embargo, defender ese derecho, no significa necesariamente comulgar con el gesto.

Se abrirán los grandes boulevares…

11 de Marzo de 2019
A lo largo de la historia hemos visto en nuestra ciudad muy diferentes boulevares, cada uno adaptado a la conciencia, circunstancias y latir del momento. El Boulevard del pasado domingo parece llegar sin embargo para quedarse. Seguramente ninguno tan orgullosamente feliz, tan pintado de esperanza como el del Lilatón, como el de todas esas mujeres alcanzando alegres, unidas, cogidas de la mano, la meta junto al Ayuntamiento. Ninguna nostalgia nublaba el celeste azul que vestían y sudaban esas miles de corredoras decididas a inaugurar otro asfalto, otra ciudad, otro mañana.

No sé por qué la memoria comenzó a rebobinar en esos instantes de tan vivo presente. A veces las fachadas se ponen a contar historias en los momentos más inoportunos. La música, los gritos de ánimo, los hombres aplaudiendo con fervor a sus novias, a sus hermanas, a sus hijas…, rasgaron el velo de una cansada y malherida historia. En realidad, eran muchas metas las que se alcanzaban bajo ese “arco de triunfo” de aluminio con sello de tantas marcas. No sólo era la victoria de todas esas mujeres resueltas a ser las protagonistas de su futuro, sino el de un trozo de humanidad que está conquistando seguramente, tras azarosa y dura prueba, su más ansiado momento.

“Más lejos, siempre más lejos…”

22 de Enero de 2019
No necesitó sumarse a ningún manifiesto, ni enarbolar ninguna bandera lila. Su feminismo era “avant la lettre”. Él no quería a su mujer, él la veneraba. Aprovechaba la mínima ocasión para colmarla de sinceros elogios, de los más puros halagos. Con su hija cuidó igualmente que tuviera las mismas posibilidades y por supuesto derechos que sus hijos. El tema ni siquiera se mentó. Nadie lo podía poner en cuestión.

Esa veneración caló en ellos. Simone Beauvoir no les confesó nada que no supieran. Nadie les debió enseñar que la mujer es sagrada, que merece el mayor de los respetos, que debían cuidarla, amarla y por supuesto ahorrarse todo comentario vejatorio. Nadie les tuvo que leer la cartilla por whasap. Por eso les sorprende cuando se la leen hoy y enseguida piensan si no deberemos ir más lejos…

Mi caballo de cartón

11 de Diciembre de 2018
Agradezco a los Reyes Magos que de pequeño me regalaran el caballo de cartón que les pedí y no la muñeca que descansaba en los zapatos de al lado. Mi hermana nunca sacó ese caballo de mi particular establo. Ningún hermano abrimos por curiosidad su maletín de la “Señorita Pepis”. No todo pasado fue peor. No se confundieron necesariamente Sus Majestades de Oriente al cargar y ordenar los paquetes en los camellos y dromedarios.

Agradezco a mis padres que nunca me regalaran una pistola. Cuando la pistola deja de ser de plástico destruye la vida. Otra cuestión muy diferente es el juguete de género. El género sostiene la vida. El juguete puede ser o no neutro. El juguete de género no auspicia machismo. El adulto sin prejuicios no nace necesariamente sacando a pasear de niño el carrito de las muñecas, sino con una educación basada en valores de sagrado respeto y sentido de la justicia y la equidad. Está bien la muñeca en las manos que la abrazan, está bien el caballo de cartón bajo el cuerpo infantil que lo cabalga. La inocencia puede ser también cuestionada al inmiscuirse padres y educadores en el terreno de las preferencias lúdicas del pequeño o la pequeña.

Otras ruinas aguardan

12 de Noviembre de 2018

Era la misma y ancha era de altura. ¿Qué tendrá esa era privilegiada de la que despegan tan fáciles nuestros sueños? Sonó la música y al igual que hace treinta años, volvimos a brincar en ese espectacular prado de fondo aéreo. Era el mismo espíritu de alegría y comunión. Fue grato volver a ese círculo de nuestros años mozos. Habían pasado varias décadas, pero no habían caducado nuestras ganas de construir un nuevo mundo, de llenar ruinas y campos de nuevo color, ilusión y vida.

He vuelto a Lakabe después de muchos otoños. Ha sido con motivo de las excelentes jornadas sobre despoblación rural, "Del abandono a la vida", que ha organizado la Red Ibérica de Ecoaldeas junto con el Gobierno de Navarra. Guardo muy buenos recuerdos de todo el tiempo allí pasado. Quizás los mejores tiempos de juventud. Fue un tiempo de construir y no solo de tumbar; de azada, paleta y llana; de crear y alumbrar, no sólo de echar abajo... Mi hermano fue de los pioneros y tuve la suerte de acompañarles por temporadas.

¿Intercambio consentido?

22 de Octubre de 2018
Ya no saben que inventar para entretenernos, para hacernos olvidar de nosotros/as mismos/as, de nuestra naturaleza más primigenia y esencial. Empiezan a agotar todos sus cartuchos "creativos" hasta poner a la venta el último subproducto que anuncian a bombo y platillo. La industria de la televisión se las apaña como puede para intentar mantenernos clavados a la noche en el mullido sofá, perdiendo el tiempo. Hoy millones de personas se sentarán en España ante “Intercambio consentido”, la última y “revolucionaria” carta que exhibe una reaccionaria cadena de televisión. Seguramente lo más revolucionario era el "off" al dislate, erguirnos de ese peligroso sofá, mantenernos firmes, fieles, comprometidos. Sin embargo el sistema prefiere vernos desanclados dentro, desorientados, serviles a la moda, a una fantasía más o menos imposible cargada de deseo.

Intercambiar hasta concluir que el cielo no estaba envuelto en otras sábanas, sino en las mismas de siempre a falta de nuestro propio perfume. Intercambiar hasta el olvido, hasta acabar con los referentes esenciales, hasta perder nuestra propia dirección y rumbo. Intercambiar hasta saturar hormonas, hasta saciar deseo esclavizante y cansino. Intercambiar fuera hasta reparar que el cambio imprescindible estaba más cerca, en nuestro propio adentro.

El pirata más generoso

20 de Octubre de 2018
Un repentino y fuerte viento puso literalmente a volar aquellos castillos hinchables, con toda su fantasía de plástico, con todos sus pesados motores de aire. Remontaban el cielo ante el asombro de los niños refugiados congregados en las afueras del multitudinario campo de Savudrija, la primera localidad croata después de Italia. Antton no había dudado en llevar camión y furgoneta cargados de material de recreo y animación hasta el mismo infierno del conflicto en la antigua Yugoslavia.

Había que arrancar sonrisas en medio de aquella guerra moderna, igualmente horrible. Costara lo que costara había que izar aquellos castillos de ensueño ante los ojos inocentes del desamparo. Había que disipar el recuerdo del horror, aunque todo el material de su compañía pudiera quedar después destrozado.

Agotaré mi soplo

18 de Octubre de 2018

Sobre el debate de la eutanasia

Permitir que la casa se vacíe sin echar al morador antes de que expire el alquiler. Permitir que el soplo se agote, que el corazón ya no bombee, que la envoltura se enfríe… Dejar que la vida física se apague sola, por supuesto sin estirarla más allá de lo debido, pero tampoco sin acortarla. Hay relojes que nunca se adelantan. Al enfermo le pueden sobrar tubos, máquinas y fármacos que prolongan su sufrimiento, pero no le sobra un segundo del tiempo que ha de permanecer de forma no asistida sobre la tierra.

Nuestro Congreso debate estos días sobre la eutanasia, pero nadie consulta lo que al respecto dicta una Ley que no está escrita ni en la Constitución, ni en los Aranzadis. Es imposible comprender el tema de la eutanasia sin acercarse a la Ley del Karma. Hay copas que hay que agotar, que nosotros mismos decidimos sorber por entero al otro lado del velo. Por nada del mundo las apartemos, no sea que la dosis de dolor aumente, al volver a vestir carne.

Juego de Tronos

17 de Octubre de 2018
No sabemos lo que es Netflix, no tenemos tampoco la suscripción de Telefónica, pero por nada del mundo nos perderíamos un capítulo de esta larga, infinita serie. No sólo estamos suscritos, en realidad nos desvivimos por ese juego. Nos apasiona el Juego de Tronos. Tenemos en él invertido todo nuestro tiempo, energía y ser. Nos aplicamos una y otra vez en él, nos ensayamos cada día, por más que aún somos meros principiantes.

Queremos meritar esos Tronos, conocemos sus desafíos, sus pruebas siempre más allá de lo que imagináramos. Su gloria sin embargo aún no nos pertenece. Estamos aún lejos, mas no nos rendiremos jamás. Los capítulos nunca se acaban. El Dios todo Amor, nos dará infinitas posibilidades de vivir ese Juego. Aspiramos a esos Tronos. Una y otra vez participaremos, lo intentaremos.

"Presuntos culpables"

17 de Octubre de 2018
Tengo familia en Mundaka. Me enamora el mar, ya calmo, ya alterado y rabioso; por supuesto me cautiva la costa vizcaína. Ayer vi por curiosidad "Presuntos culpables", serie de "Antena 3" que transcurre en ese marco tan querido. No hay que arrojar la esperanza por los bravos acantilados, por lo menos antes de pulsar "play"...
Esa naturaleza de ensueño no se merece asistir a tan siniestro drama. Estropeamos demasiado, manchamos sin pudor lo inmaculado. Esos espacios tan cautivadores merecen algo más que una trama de crimen, engaños y corrupción. Las olas aún rompen en blanco y la marea mental debería estar igualmente regulada. No sé que contaminación es más peligrosa, la que ennegrece la salvaje espuma o los peregrinos pensamientos.

Ruidos

7 de Septiembre de 2018
Siempre me ha vencido, siempre me ha derrotado en todos los terrenos y circunstancias. Cada vez que he querido hacerle frente con mi equipo de cascos, tapones de caucho, de cera… ha salido ganando. Hablo del ruido tan temible, como omnipresente. Vengo de la última derrota. Escribo frente al mar, pero vengo del infierno. Obras en la casa de mi madre, puro taladro mecánico y martillazo…

Podría escribir un libro sobre mis experiencias huyendo de los altos decibelios. Los innumerables cambios de casa y de trabajo que he debido hacer en esa huida sin tregua… Doy gracias a Dios por el bosque silencioso que hoy por fin me rodea, pero a veces hay que bajar al asfalto, a veces en ese asfalto te encuentras con el temible martillo mecánico…

Mindfulness improvisado

28 de Agosto de 2018
Siquiera de vez en cuando, dejarse fluir, disfrutar del no hacer, relajarse y acomodarse en el instante. Siquiera en el corazón del estío, rebelarse ante el agobio. Mi madre me ha liberado de la esclavitud de la actividad constante, de la filosofía, en cierta medida también subyugante, del continuo hacer algo. La estoy cuidando, aquí junto al mar, en este verano que lanza sus últimos potentes rayos. Cuando el sol embadurno su piel tostada y arrugada; cuando las olas, le sujeto; cuando nada, le socorro... A sus ochenta y muchos años me sigue dando lecciones…

Ralentizar la vida en su compañía me ha hecho mucho bien. Ella me ha liberado del apremio, me ha enseñado por necesidad lo que los maestros espirituales no han conseguido: clavarme en el aquí y ahora, vivir despacio, muy despacio, poniendo conciencia a cada acto. Cuando se cansa, me enseña a disfrutar de la respiración y la paz en el banco más cercano. Cuando el collar complicado me armo de paciencia hasta acabar éste en su cuello aún presumido...

Las moradas de Franco

25 de Agosto de 2018
No es nuestro cometido. No cometeremos la torpeza de juzgar la morada que en el más allá corresponde a quienes han causado grande y masivo dolor a sus hermanos, ahora sí en la Tierra debida sencillez para no agraviar a las víctimas de su reprobable actuar.

Aspiramos a moradas de luz y gloria para nuestra Real esencia, no privilegios para nuestra envoltura deteriorada. De nada le sirven al alma las urnas de lujo en las que quedan depositadas sus pretéritas vestiduras. Los dictadores pueden tener sus restos físicos en mausoleos de mármol, pero sus almas no gozarán de ninguna suerte de privilegio al otro lado del velo, todo lo contrario.

Enfocar la rebeldía

25 de Julio de 2018
La rebeldía es siempre invitada a manifestarse alegre, generosa, esperanzada. El amor, el altruismo, la solidaridad es lo que puede sostener la sana rebeldía. De lo contrario ésta se puede tornar peligrosa. Una rebeldía desprovista de comprensión y compasión puede representar una amenaza en primer lugar para quien la encarna y proclama. Sus aristas pueden ser cortantes, pueden llegar a abandonar cuerpos sin vida en anodinos apartamentos de grandes urbes.

La rebeldía descontrolada tiende a explotar. De no hacerlo fuera, puede hacerlo dentro y es cuando sobreviene la autodestrucción y se marchitan las flores que estaban destinadas a extender singulares perfumes. La rebeldía hay que sujetarla y enfocarla bien, de lo contrario puede empujar a la desesperación, junto al bote descontrolado de barbitúricos. Un recorrido de compromiso con la vida no debiera acabar en la negación de ésta, en una ingesta precipitada de pastillas.

Elevar la fiesta

19 de Julio de 2018
Hacer la fiesta más segura es en primer lugar elevar la fiesta. El contexto propicia actitudes. Pretendemos dejar la fiesta donde estaba, dentro de la caja de ensordecedores ruidos, en medio del desenfreno etílico y a la vez que nadie se propase. Se puede intentar, pero no deja de ser una muy arriesgada apuesta. Es llegada la hora de considerar que el fomento por ejemplo de determinadas músicas puede representar el aliento de determinadas pasiones.

Medicina preventiva también en la cuestión de los abusos. Nuestro mundo ha de ser elevado y es así como la mujer recuperará su lugar sagrado. En poco tiempo he participado en dos inolvidables veladas, noches entrañable tratando de impedir que el sueño cerrara los párpados. Expongo los ejemplos con la sola finalidad de reforzar el argumento. Recientemente estuve en Zaragoza en una “velación”, en una ceremonia espiritual de origen mexica que duró hasta el amanecer. Todavía sigo cantando esas melodías, todavía intentando que esa noche no se desvanezca en el recuerdo. Bellas alabanzas, alarde floral, luminaria que embellecía todo el espacio cargado de sagrado copal… Hasta la mirada despistada se convertía en aquel espacio en irreverente. Hasta los ojos que no fueran puro arrobamiento, desentonaban. Una mujer no podía estar más segura y tranquila que en ese lugar y eso que era sábado y estaba casi todo oscuro y eso que eran las cuatro de la madrugada. ¿Habría un lugar de la tierra donde esas mujeres que llovían pétalos, que alimentaban la llama, que portaban el agua, que cantaban con el alma y las conchas de armadillo se sintieran más libres de todo temor….? No lo creo.

Zaragoza

13 de Junio de 2018
El paseo por la naturaleza aporta paz, el paseo por la urbe sorpresa. Cada ciudad es una infinita caja de sorpresas. Los pasos conscientes, despiertos, reverentes son los encargados de desatar sigilosos el lazo.La ciudad se nos regala, si nos regalamos a ella, si la hollamos con agradecimiento. La ciudad se te abre cuando la sonríes a cada paso, cuando bendices a los viandantes, cuando exploras su ADN en cada una de sus miradas, en cada perfume que te alcanza, en cada busto ilustre, en cada mendigo que saludas…